UNIDAD 2. LA ACCIÓN DOCENTE EN EDUCACIÓN A DISTANCIA 

1. Concepto y contexto de la educación a distancia.

El desarrollo de la educación a distancia está ligado a dos grandes avances de la modernidad. El primero de ellos es la generación de sociedades complejas, en las que las necesidades generadas primero por la industrialización y después por la irrupción de las tecnologías de la información y la comunicación (televisión-video, informática y telecomunicaciones), supusieron inicialmente la universalización de la educación básica para los niños y posteriormente la necesidad de extender la educación permanente a toda la población. El segundo gran avance es el vertiginoso avance de las tecnologías informativas y comunicativas que, de seguir a este ritmo, puede que marque a corto plazo nuevos escenarios para la educación a distancia.

1.2 Concepto de enseñanza a distancia.

(García Areitio, 1994: 1006) define la enseñanza a distancia como:

Un sistema tecnológico de comunicación bidireccional, que puede ser masivo y que sustituye la interacción personal en el aula de profesor y alumno como medio preferente de enseñanza, por la acción sistemática y conjunta de diversos recursos didácticos y el apoyo de una organización y tutoría, que propician el aprendizaje independiente y flexible de los estudiantes.

La definición de García Areitio caracteriza a la educación a distancia como sistema tecnológico de comunicación bidireccional. Estos términos subrayan su naturaleza sistémica, es decir organizada precisamente para la consecución de sus objetivos de aprendizaje. Pero además indican que dicha organización es necesariamente tecnológica, en un doble sentido: relacionada con tecnologías comunicativas y específica, propia de la educación a distancia.

La idea de que este sistema tecnológico de comunicación puede ser masivo tiene una consecuencia directa sobre sus costes. La educación a distancia requiere fuertes inversiones iniciales, pero al poder aplicársele la denominada economía de escala (cuantos más usuarios mayor abaratamiento) resulta ventajosa en este sentido frente a la educación presencial.

El hecho de que la educación a distancia pueda ser masiva no implica necesariamente masificación en su funcionamiento. Si el sistema está ajustado convenientemente la interacción alumno-profesor puede ser individualizada. La ventaja está en la posibilidad de extender el mensaje educativo a muchas personas situadas en muchos, muy diversos y muy dispersos lugares.

La característica más evidente de la educación a distancia es que sustituye la interacción personal en el aulade profesor y alumno. Esto podría enunciarse de otra manera, indicando que la educación a distancia modifica el sistema tradicional de interacción profesor-alumno, que tiene al aula como ámbito específico y simbólico. Dicha interacción, característica de la educación presencial, implica que el proceso de enseñanza-aprendizaje se produce en un espacio y en un tiempo compartidos por docente y discente. La educación a distancia permite separar los espacios y diferir los tiempos en los que ambos intervienen.

Lo indicado anteriormente no implica ausencia de interacción personal entre alumnos y profesores en esta modalidad. El hecho de que no interaccionen directamente en el mismo espacio y en el mismo tiempo, no significa que no lo hagan. Supone simplemente que, en la mayoría de las ocasiones, se han sustituido los métodos de interacción directa (propios de la modalidad presencial) por métodos de interacción indirecta característicos de la modalidad a distancia.

Estos métodos de interacción indirecta entre alumno y profesor suponenla acción sistemática y conjunta de diversos recursos didácticos y el apoyo de una organización y tutoría. No hay modo de llevar a cabo procesos de enseñanza-aprendizaje eficaces separando a los actores de los mismos en el espacio y en el tiempo, sin poner en juego una serie de recursos didácticos específicos, organizados sistemáticamente. Entre estos recursos didácticos específicos conviene resaltar el de la tutoría, por ser de todos ellos aquél en el que tiene lugar una interacción directa entre docente y discente, aunque su función sea diferente de la clase tradicional propia de la enseñanza presencial.

El resultado de esta acción sistemática y conjunta es la consecución de un aprendizaje independiente y flexible. La independencia en el aprendizaje está íntimamente relacionada con el nivel de conocimientos que posea el estudiante: será más factible cuantas mayores habilidades cognitivas haya alcanzado y cuantos mejores aprendizajes previos específicos haya realizado.

La posibilidad de flexibilidad en el aprendizaje es el gran activo de la educación a distancia. La propia naturaleza de esta modalidad implica partir de la idea de que cada alumno ajustará su ritmo de progreso en el aprendizaje a sus propias características, ya sean éstas de tipo estructural (habilidades cognitivas, aprendizajes previos...) o de tipo coyuntural (tiempo disponible, dificultades imprevistas...).

En suma, puede decirse que la educación a distancia tiene las siguientes características:

 

Características

Educación a Distancia

Sistema tecnológico.

Masivo (puede serlo).

Separación alumno-profesor: en el espacio y en el tiempo.

Interacción indirecta alumno-profesor: acción sistemática muy organizada de medios y recursos didácticos.

Aprendizaje independiente y flexible.

 

La educación a distancia se enmarca en el concepto global de educación permanente. En alternancia con la educación presencial puede contribuir al proyecto de aprendizaje permanente de una persona. Como es sabido, el aprendizaje permanente puede ser de tipo formal, no formal e informal. También puede llevarse a cabo presencialmente y a distancia. Las tecnologías de la información y la comunicación ofrecen oportunidades para la enseñanza y para el aprendizaje permanente a distancia de cualquiera de los tres tipos indicados, incluido el de tipo informal, para el que Internet ofrece posibilidades efectivas.