Introducción

En nuestro centro educativo la configuración y modificación de las direcciones IP de los equipos de las distintas dependencias es un verdadero quebradero de cabeza, pues obliga al administrador de la red a desplazarse hasta el lugar donde se encuentra ubicado el equipo en cuestión para proceder a su configuración IP, sin la garantía de que no se pueda cometer un error al especificar dicha configuración.

En muchos casos es el alumnado quién realiza cambios con afán investigador en dicho direccionamiento, en otros casos son las circunstancias o los movimientos de las ubicaciones físicas de los equipos los que obligan a realizar modificaciones en la dirección IP o puerta de enlace, por ejemplo.

Estos cambios crean conflictos a medida que la red crece, de modo que parece lógico instalar un sistema más cómodo de direccionamiento, según el cual cada máquina que inicie sesión en nuestro centro, reciba dinámicamente de nuestro servidor DHCP, una dirección IP, una máscara, una puerta de enlace y un servidor DNS que le permitan la salida a Internet así como el acceso a todos los servicios de nuestra Intranet, de forma que cuando sea preciso realizar cualquier cambio en la configuración IP de dichos equipos, sea realizado desde el servidor sin necesidad de desplazarse físicamente hasta la dependencia correspondiente.

Por otro lado, el número de ordenadores en el centro educativo, cada vez es mayor y aunque hayamos elegido un direccionamiento IP que relacione la asignación de direcciones con la ubicación física de los PCs, sería mucho más cómodo poder referirse a todos los PCs del centro utilizando nombres en lugar de direcciones IPs. Un servidor DNS en la red local, nos permitirá crear una asociación directa Nombre de PC <-> Dirección IP en nuestra red, que nos facilitará la identificación de nuestros equipos.

Servidor DNS y Servidor DHCP

Icono de iDevice Reflexión
Disponer de un servidor DNS y de un servidor DHCP en nuestra red, será muy útil