Competencia digital y aprendizaje en contextos de uso real

Icono de iDevice

Caso de estudio

Competencia digital y aprendizaje en contexto de uso real

Vamos a partir de un supuesto. Impartes clase en un nivel de enseñanza obligatorio. En una reunión de Equipo Docente o de Equipo de Ciclo un profesor, especialista en una asignatura humanística, indica de cara a la evaluación de la competencia "Tratamiento de información y competencia digital" que él no puede aportar nada al respecto, ya que nada de lo que realiza en sus clase tiene que ver con este tipo de procedimientos. Otro profesor, con más experiencia en la integración curricular curricular de las TIC en su materia, le indica que en realidad sí debiera realizar dicha aportación , y le propone que debe formular un conjunto de procedimientos relacionados con las TIC que deben desarrollar sus alumnos en algunas de las actividades propuestas.
Tras un debate, se solicita la opinión de los demás profesores. Piensa en qué argumentos de análisis aportarías, y cotéjalos posteriormente con la información que te proporcionamos a continuación, que también podrás encontrar en el videotutorial.

 

Una posible respuesta debería tener en cuenta las siguientes cuestiones:

  • Una de las competencias básicas definidas para los niveles obligatorios es Tratamiento de Información y Competencia Digital.
  • El hecho de que ambos extremos, "tratamiento de información" y "competencia digital" se hayan sintetizado en una única competencia escolar es relevante: indica que una gran parte de la información a la que los aprendices acceden/accedemos proviene de medios digitales, y de entre ellos específicamente de Internet. Conclusión para la praxis escolar: hay que capacitar al alumno para hacer frente a un medio informativo como Internet de extraordinarias posibilidades, pero también recorrido por informaciones no contrastadas, erróneas, en ocasiones tendenciosas o proselitistas. La Competencia para Manejar Información, de la que hablaremos más adelante, es una posible respuesta escolar.
  • La competencia digital puede y debe tratarse (como la matemática, como la social y ciudadana y las restantes) DESDE todas las áreas de conocimiento, cada una en la medida de sus posibilidades. Pero implica también:

    • No se trata de impartir conocimientos "de informática"; que, por lo demás, sabemos que están destinados a quedar obsoletos en un tiempo muy breve (pensemos en los grandes cambios operados desde finales de los noventa hasta el presente). Sea cual sea la metodología de aplicación de las TIC (Tecnologías de la Información y la Comunicación) al aula, debe prevalecer en todo caso una formación que permita al alumno un reciclaje continuo: es decir, "aprender a aprender" procedimientos y contenidos conceptuales de TIC; producir aprendizajes significativos, que permitan que el alumnado aprenda por sí mismo, con la ayuda puntual del profesorado (dado que en su vida futura tendrán que ser capaces de reactualizar sus aprendizajes informáticos de forma permanente)

    • y usen en contextos de uso real las nuevas tecnologías (es decir, aprendan a usarlas no como un contenido teórico, sino como un procedimiento para resolver un problema). Por ejemplo, que aprendan cómo crear gráficos en programas de bases de datos a partir de la elaboración de un climograma o una pirámide de población, en Ciencias Sociales. O, también como ejemplo, aprendan a buscar y manipular imágenes, audiovisuales, archivos de un formato determinado -presentaciones, tablas de datos, etc.- para la realización de un trabajo. O, como un tercer caso, aprendan a transformar la información que han obtenido para ser más eficientes a la hora de comunicar los resultados de su investigación, mediante programas de presentación (los tradicionales o los que brindan algunas herramientas web 2.0 como GoogleDocs, etc.), mediante blogs abiertos a la intervención de sus compañeros, mediante wikis y otras herramientas que permiten construir un trabajo cooperativamente...
  • En el aprendizaje de la competencia digital también intervienen algunas actitudes, como el imprescindible rigor crítico en la búsqueda de información, el contraste de informaciones, el análisis de las fuentes de procedencia de las mismas, e incluso en análisis de la pertinencia o no de una determinada información para el propósito del trabajo que el alumno está realizando en ese momento.
  • La competencia digital no sólo implica un conjunto de aprendizajes procedimentales y conceptuales, sino también el desarrollo de actitudes como una reflexión crítica respecto al uso de las TIC (evitando situaciones como el "tecnonarcisismo" -necesidad de estar siempre a la última en cuanto a novedades tecnológicas, a costa de una pulsión incontrolable al consumo de este tipo de productos-, el "autismo tecnológico", el "ciberacoso" o "bulling digital", el uso compulsivo de las nuevas tecnologías, la piratería informática o la falta de respecto de los derechos de propiedad intelectual, etc.)


En el siguiente vídeotutorial encontrarás más información.


Videotutorial: Competencia digital y aprendizaje en contexto de uso real

 

 

Tu respuesta, en definitiva, podría tener múltiples matices y enfoques, aunque, al menos, debería gravitar alrededor de dos consideraciones:
  • en el supuesto, la competencia digital sí debe ser desarrollada desde todas las áreas de conocimiento.
  • la competencia digital también incluye el desarrollo de actitudes y valores.