Instalar Ubuntu en la memoria USB


Para crear el Live USB necesitamos una memoria que tenga al menos 700 Mb libres, aunque lo recomendado es 1 Gb e incluso 1,5 Gb o más si vamos a hacer un uso intensivo. Hay distintas formas de crear un USB-Live. Hemos elegido la que nos parece más sencilla, sin tener que instalar software adicional.  Podemos hacerlo desde una instalación de Ubuntu en el disco duro o con Ubuntu ejecutándose desde el Live CD. En este último caso es necesario poner el Live CD en la unidad lectora y arrancar el equipo. Una vez tengamos a la vista el escritorio, ponemos la unidad de memoria en el puerto USB y vamos a Sistema⟶Administración⟶Creador de discos de arranque


Si todo va bien veremos la ventana de creación de discos de arranque USB.

 

En este momento pueden ocurrir que la memoria no tenga el espacio mínimo requerido. Esta circunstancia se nos advierte mediante un icono y un mensaje indicando "No hay suficiente espacio libre para esta imagen". La solución es sencilla, pulsamos el botón Abrir que encontramos bajo el epígrafe "Disco USB de destino" y borramos los ficheros suficientes como para crear ese espacio. De este modo conservaremos los datos y podremos instalar Ubuntu.

 


Aunque es posible instalar Ubuntu en una memoria que ya contenga datos lo más aconsejable es usar una memoria vacía o una cuyos datos no nos importe perder. En ese caso seleccionamos nuestra memoria haciendo clic en su nombre bajo el epígrafe Disco a usar, y pulsamos el botón Borrar Disco.

Ahora tenemos que decidir si queremos un Live USB persistente o de sólo lectura. En el Live USB persistente, los documentos personales y la configuración se guardarán en un espacio reservado de tal modo que no se perderán al apagar el equipo. Si es esto lo que queremos marcaremos la casilla "Almacenado en el espacio adicional reservado".

Después hacemos clic con el botón izquierdo del ratón en el tirador que aparece en la barra de desplazamiento y sin soltar arrastraremos a la derecha hasta indicar el espacio que queremos reservar. Es conveniente dedicar al menos 300 MB. 

Icono de iDevice

Importante: Acceso a los datos

La cantidad de memoria que indiquemos se reserva efectivamente, esto es, el llavero se llenará con este espacio aunque no tengamos todavía guardado en él ningún documento. También es importante comprender que los documentos que guardemos en ese espacio no son accesibles cuando estemos utilizando el llavero de la forma habitual, tan sólo podemos acceder a ellos cuando Ubuntu se esté ejecutando desde la memoria USB. Lo contrario también es cierto: los documentos que tengamos o vayamos a guardar en el llavero por el procedimiento habitual no serán accesibles para Ubuntu. Esto es así porque en realidad lo que estamos haciendo es crear un sistema de ficheros que se guarda en un archivo con formato especial al que sólo podemos acceder ejecutando Ubuntu desde el Live USB.

El espacio no reservado es el que podremos usar para guardar documentos en la memoria del modo habitual. Lo que significa que una misma memoria se puede usar para instalar y ejecutar Ubuntu y al mismo tiempo guardar documentos como de costumbre, sin que haya interferencias.


También podemos crear un Live USB de sólo lectura en cuyo caso la configuración y los documentos se perderán al apagar el equipo. Esto puede ser útil si lo único que queremos es disponer de un medio para arrancar la versión Live de Ubuntu y nuestro ordenador no incorpora una unidad lectora de CD, lo que es frecuente en los cada vez más usados miniportátiles (NetBook). En este caso marcamos la casilla "Se perderán al apagar a menos que los guarde en otro sitio".

Finalmente pulsamos el botón Crear disco de inicio. Con lo que se incia el proceso de creación del Live USB.

 

 

 

Este proceso llevará un tiempo tras el cual se nos informará que se ha terminado con éxito. Simplemente pulsamos el botón Salir y ya tenemos nuestra memoria USB lista.