Arrancar desde la memoria USB


Una vez hemos creado el Live USB de Ubuntu podemos reiniciar el equipo con la memoria insertada. Si hay suerte Ubuntu se ejecutará y no tendremos que tocar nada. Si no es así tenemos que configurar la BIOS o elegir la memoria USB como dispositivo de arranque. Las instrucciones que siguen suponen que usted ha leído el apartado titulado "Arranque desde el Cd-ROM".

Las mayoría de equipos modernos permiten seleccionar la unidad USB como dispositivo de arranque sin tener que modificar la BIOS. En ese caso basta con pulsar la tecla precisa nada más iniciar el equipo justo en el momento en que empiezan a aparecer los primeros mensajes del sistema. Tal tecla puede ser [ESC], [F12] o cualquier otra tecla de función. Veremos entonces un menú que nos permite seleccionar el dispositivo de inicio. En muchos casos bastará con seleccionar "USB HDD" o algo similar.

Si su máquina no dispone de esta opción o bien no desea tener que repetir este procedimiento cada vez que la conecte, entonces necesitará configurar adecuadamente la BIOS. Como ya comentamos no es posible documentar todos los casos, lo que aquí se ofrecen son sólo unas indicaciones que le pueden orientar a la hora de trabajar con su ordenador.

Del modo como se indicó más arriba, entre al menú de configuración de la BIOS de su equipo. Vaya a la parte en que se tratan los dispositivos de arranque y seleccione la memoria USB. La mayor dificultad con que no encontramos es la manera tan distinta que tienen los fabricantes de referirse a la unidad USB. Muchos de ellos la llaman USB Removable Floppy Disk, USB Zip Disk o simplemente Removable Devices. Otras denominaciones posibles son USB ZIP, USB FDD, USB HDD. En general pruebe con todos los dispositivos que incluyen en su denominación el acrónimo USB.