Roberto Rossellini

Films de Rossellini
Retrato de Rossellini y carteles de algunas de sus películas

El romano Roberto Rossellini (1906-1977) fue el máximo representante del Neorrealismo (1) y otro de los grandes del cine. Roma, ciudad abierta (Roma, cittá aperta, 1945) (2), cuyo argumento transcurre en plena ocupación nazi en Italia, es una de las películas que más literatura crítica ha engendrado, especialmente por lo que supone de renovación dentro del panorama de cine italiano, anclado por entonces en sentimentales e insípidos melodramas.

Roma. ciudad abierta - Paisà - Germania anno zero
Fotogramas de Roma, ciudad abierta (izq.), Paisà (centro) y Germania anno zero (dcha.)

Pronto esta renovación se haría extensible a otros países y directores, y abriría el paso definitivo a la consolidación del neorrealismo. Su éxito radica en la utilización de decorados naturales y de actores no profesionales, circunstancias provocadas en parte por la falta de medios económicos y técnicos, pero que significa finalmente la aparición de un nuevo estilo de hacer cine, completamente apegado a la realidad, y que Rossellini plasmó igualmente en Paisà (1946) y en Alemania año cero (Germania, anno zero, 1947) (3), ambas sobre el mismo fondo del gran conflicto bélico.

Pero hay que señalar que esta nueva tendencia estilística no respondía a una radical rebelión estética, sino a una profunda convicción de creador. Y es que para Rossellini, el realismo es la forma artística de la verdad. Una forma de acercarse a héroes anónimos, extraídos del día a día, encausados en la lucha por una vida digna.

Es famosa la carta que le escribió en 1948 la actriz sueca Ingrid Bergman (4) ofreciéndose a trabajar con el tras ver sus filmes. De esa relación, escandalosa en la época ya que ambos estaban casados, surgieron títulos inolvidables como Stromboli (Stromboli, terra di Dio, 1949) (5), Europa´51 (1952) y Te querré siempre (Viaggio in Italia, 1953) (6), si bien no todas tuvieron en su día el éxito esperado. Se separaron de regreso de un viaje a la India en la que Rossellini había dirigido el documental Madre India (India Matri Buhmi, 1957).

Estos fracasos de taquilla supusieron la vuelta a Hollywood de Ingrid Bergmann. Rossellini, sin embargo, renunció desde un principio a los cantos de sirena de la gran industria americana y se mantuvo firme en su personal reto de enfrentarse a la realidad tal como es, buscando en el hombre cotidiano respuestas sobre su propia humanidad, a través de una curiosa mirada teñida muchas veces de una notable espiritualidad.

Stromboli - Vanina Vanini - Sócrates
Fotogramas de Stromboli (izq.), Vanina Vanini (centro) y Sócrates (dcha.)

Producción Televisiva

Tras sus últimas películas destinadas a las salas como El general Della Rovere (Il generale Della Rovere, 1959), Viva l'Italia (1961) o Vanina Vanini (1961), se centró en la televisión, la enseñanza y la escritura. Tradujo su vocación de cineasta comprometido hacia la televisión educativa, donde realiza films y documentales de naturaleza didáctica, como la acertada reconstrucción histórica de La toma del poder por Luis XIV (La prise de pouvoir par Louis XIV, 1967) y excelentes trabajos sobre personajes históricos como Sócrates, Pascal, Agustín de Hipona, Cosme de Medicis o Salvador Allende.

Al siempre lúcido Rossellini le preocupaba el declive de la intelectualidad en la sociedad que surge tras la Segunda Guerra Mundial, la falta de conocimientos de las nuevas generaciones, y se mostraba muy crítico con las nuevas formas de vida basadas en el materialismo más irracional y destructivo, ajenas a toda espiritualidad. Dedicó mucho tiempo a la enseñanza y a la reflexión sobre educación (no sólo fílmica).

Icono de iDevice

De película

Puedes ver desde aquí una de las escenas más impactantes de Roma, citta aperta.

Icono de iDevice

Actividad 13: Lectura

Si eres docente y te interesa el cine, no puedes dejar de leer Un espirítu libre no debe aprender como esclavo de Roberto Rossellini (Paidós, 2001, reed.). Puedes encontrar una selección de páginas del libro en este enlace de books.google.es.

Pese a los años transcurridos desde su publicación es una reflexión muy vigente. El mundo en el que vive la humanidad actual no se parece en nada al que conocieron nuestros antepasados. La avalancha de descubrimientos científicos y técnicos, las convulsiones políticas y socioeconómicas, empiezan a cuestionar todas las escalas de valores, como si se tratara de un cataclismo de dimensiones universales. ¿De qué manera enfrentarse a todo eso? ¿Cómo sobrevivir en un medio en el que el hombre y la mujer contemporáneos se encuentran cada vez más perdidos? Hay una sola posibilidad: debemos aprender a pensar. Y, para eso, antes hay que aprender a aprender.
Este libro apareció por primera vez en 1977 y, dos años más tarde, José Luis Guarner, autor de un libro sobre Rossellini, abordó la versión castellana añadiendo cinco anexos estrechamente relacionados con el tema.

El libro se es ya en un clásico indiscutible, precisamente por su capacidad visionaria respecto a la evolución del mundo contemporáneo. Roberto Rossellini, tras una fulgurante carrera como cineasta, había decidido poner por escrito sus reflexiones, producto de una práctica profesional de más de treinta años, y acabó creando un método educativo completamente nuevo, que combina la filosofía científica y las técnicas audiovisuales en un sistema integrado. El resultado es una obra mayor que va más allá del ámbito de la imagen pero, a la vez, lo considera una herramienta imprescindible para una regeneración moral cada vez más necesaria.