Orson Welles

Films de Orson Welles
Orson Welles con los carteles de varias de sus películas

Poco antes de que estallase la II Guerra Mundial, el 30 de octubre de 1938, Orson Welles (1915-1985) llevó a cabo una interesante experiencia de consecuencias imprevisibles, consistente en la adaptación radiofónica de La guerra de los mundos de H. G. Wells. La emisión provocó tal impacto que Welles fue fichado por la R.K.O. con un contrato sin precedentes para un actor y director teatral sin experiencia en cine.

A partir de ahí, este insigne director, uno de los grandes del cine, vio marcada su vida por el éxito de sus obras y por la polémica que suscitaban sus enfrentamientos con la industria de Hollywood. Welles contribuyó considerablemente, con sus películas de hondo calado psicológico, a la renovación y consolidación del lenguaje cinematográfico.

Su Filmografía

En 1941, y con tan sólo 25 años, culminó su primera película, Ciudadano Kane (Citizen Kane) (1), auténtico mito cinematográfico por lo atrevido de su argumento, pero sobre todo por su lucidez narrativa. La película está marcada desde el punto de vista de la realización por una impronta cuasi revolucionaria, nunca vista en Hollywood desde que en 1914 D.W. Griffith diera a la luz El nacimiento de una nación.

En 1942 rodó El cuarto mandamiento (The Magnificent Ambersons), retrato social de una América con profundos arraigos clasistas. Esta nueva incursión en la polémica, sumada a los proyectos inacabados de It's All True (1942) y Estambul (1942), le enfrentó con la industria y le obligó a abandonar Estados Unidos, una decisión en la que también influyó el clima de la "caza de brujas", no sin antes rodar Macbeth (1948).

Ciudadano Kane - Cuarto mandamiento - Otelo
Fotogramas de Ciudadano Kane, El cuarto mandamiento y Otelo

En Macbeth, y luego en Otelo (1951), explotó con sabiduría las posibilidades de la iluminación expresionista puesta al servicio de las inquietudes íntimas de los personajes. Cerró su etapa shakesperiana con Campanadas a medianoche (Falstaff), rodada en España en 1966.

Del mismo período destacan películas como Mr. Arkadin (1955), también rodada en España, y Sed de mal (Touch of Evil, 1958), nuevo alarde de dominio de la cinematografía. Su arranque, con un brillante plano-secuencia, marca el tono de calidad del resto del film. Para algunos historiadores este filme cierra el ciclo del cine negro clásico abierto por El halcón maltés.

El proceso
Varios fotogramas de El proceso

Como actor, Welles trabajó infatigablemente, interpretando muchas varias películas por año. Algunas de sus actuaciones, como la de El tercer hombre (1949), son memorables. Sus interpretaciones de Otelo, Kane, Falstaff y otras muchas en las que se dirigía a sí mismo, hacen ver que su talento como actor es tan grande como el que manifestó en otras muchas facetas.

Tras varios proyectos que no logó acabar (The Deep, Don Quijote, Al otro lado del viento), con Fraude (1973) (2), una de sus últimas creaciones, este mago del cine invitó al público a preguntarse sobre la autenticidad de las imágenes. Uno de los mejores legados que puede dejar un gran manipulador de imágenes de la historia del cine. Su fama creció después de su muerte en 1985, y ahora es considerado uno de los más grandes directores de cine y teatro del siglo XX.

El extranjero - Campanadas a medianoche - Fake
Fotogramas de El extranjero, Campanadas a medianoche y Fake

Icono de iDevice

Para saber más

Icono de iDevice

De película

Plano secuencia inicial de Sed de Mal.

Icono de iDevice

Actividad 10: Lectura

Puedes ampliar tus conocimientos sobre este autor leyendo a Enrique Martínez-Salanueva en su página Orson Welles. Actor, director, guionista, creativo, productor.




Icono de iDevice

Actividad 11: Ampliación