Luchino Visconti

Films de Visconti
Carteles de diversos films de Visconti y retrato del director (dcha.)

Cronista de la condición humana

Los comienzos de Luchino Visconti (1906-1976) estuvieron marcados por su origen aristocrático, su militancia comunista y por haber sido ayudante de dirección de Jean Renoir en cuatro películas. A lo largo de toda su producción, Visconti ejerció de voraz analista de la condición humana, tratando aquellos temas que más le preocupaban, como la soledad, la incomunidación y la decandecia del hombre y de la sociedad.

Ya en Ossesione (1942) (1), personal adaptación de El cartero siempre llama dos veces, de J. M. Cain, pudo demostrar que su cine se separaba del tono acomodaticio del arte fascista. Definida por algunos críticos como la antesala del neorrealismo, esta película se sirve de un triángulo amoroso para articular una trágica historia de hombres y mujeres en situaciones reales y en escenarios naturales.

Ossesione - Terra trema - Rocco
Fotogramas de Ossesione (izq.), Terra trema (centro) y Rocco (dcha.)

La gran particularidad del cine de Visconti fue la de llevar impreso una estética y un refinado gusto muy bien integrado con la realidad que trataba de representar. En La tierra tiembla (La Terra Trema, 1948), una de sus mejores obras, pudo hacer alarde de este interesante sentido estético, además de inscribir en su argumento toda la carga ideológica del progresismo que abanderaba. En el film trasciende, mediante la tragedia de un pescador rebelde que pierde sus pocos bienes, la idea de fondo de la necesidad de revolución colectiva para abanderar los cambios sociales. En él, Visconti dirige con notable éxito a auténticos pescadores sicilianos.

Cronista crítico de la sociedad

Senso - El Gatopardo - El extranjero
Fotogramas de Senso, El Gatopardo (centro) y El extranjero (Dcha.)

En Senso (1954) y El Gatopardo (Il gattopardo,1963) (2), películas de reflexión sobre la belleza y de búsqueda de la estética, Visconti aplica su poder analítico para reflexionar sobre los cambios históricos y la descomposición de la aristocracia, otro de sus grandes motivos temáticos, también presente en La caída de los dioses (La caduta degli dei, 1969). En estas obras, y en otras posteriores, trasciende su amor y conocimiento de la ópera, un espectáculo que dirigió a menudo en los grandes templos del bel canto de todo el mundo.

En ocasiones, el tono culto de sus planteamientos revisionistas terminaba por ofrecer resultados no siempre comprensibles para el gran público, por lo que Visconti no dejó nunca de cultivar asuntos más populares. Así nacieron películas como Rocco y sus hermanos (Rocco e i suoi fratelli, 1960) (3), emotiva película sobre las dificultades de adaptación de una familia campesina al ritmo industrial de la gran ciudad. Con un tono melodramático muy acusado, el film ahonda con tono amargo en la descomposición del núcleo familiar. Sus crudas escenas, como la pelea entre los dos hermanos (Rocco y Simone) o el asesinato de la prostituta, provocaron que su estreno fuese acompañado de mucha polémica.

Últimas Producciones

La caída dioses - Muerte en Venecia - Ludwig
Fotogramas de La caída dioses (izq.), Muerte en Venecia (centro) y Ludwig (dcha.)

Su etapa final estuvo marcada por la afinidad con la literatura alemana del siglo XIX, con títulos como La caída de los dioses (1969), Muerte en Venecia (Morte a Venezia,1970) (4), película sobre la creación artística y la atracción física, llena de símbolos sobre la contemplación de la belleza y la muerte, y Luis II de Baviera (Ludwig, 1973). En ellas, como en su casi testamento Confidencias (Gruppo di famiglia in un interno, 1974), siguió imprimiendo Visconti a los temas que más le afectaban, como la homosexualidad y la decadencia, el mismo sentido crítico y comprometido que en el resto de su obra (5). Su último filme fue El inocente (L´innocente, 1976) (6).

Icono de iDevice

De película

Puedes ver desde aquí un fragmento de Rocco y sus hermanos, de Visconti. 

Y desde aquí tres de Muerte en Venecia.


Icono de iDevice

Actividad 12: Lectura

Un libro de lectura obligatoria para los amantes de este realizador, Conocer Visconti y su obra de José Luis Guarner (Dopesa, 1978). Más difícil de conseguir es Luchino Visconti (AA.VV., Festival Valladolid, 2001).