Latinoamérica

El cine en América Latina se desarrolló bajo el control de las compañías de Hollywood. Con la llegada del sonoro se rodaron durante algunos años en EE.UU. versiones "hispanas" de muchas películas (más baratas y peor rodadas). En los años 40 se consolidan tres grandes industrias nacionales en México, Argentina y Brasil.

En México, tras un ciclo de cine revolucionario e indigenista, se consagrará una versión nacionalista del melodrama, con tintes pasionales y una estética tremendista en la que no faltan corridos y canciones. El modelo fue Allá en el rancho grande de Fernando de Fuentes (1936). Del cine mexicano proceden algunos de los actores más populares del momento, como Mario Moreno "Cantinflas", María Félix, Pedro Armendáriz y Dolores del Río.

Rancho grande - fernández - María Candelaria - La perla
Cartel de Allá en el rancho grande, Emilio Fernández:  María Candelaria y La perla

México produjo importantes cineastas, entre los que destaca Emilio "el indio" Fernández y su operador Gabriel Figueroa, muy influidos por la visita de Eisenstein (que rodó en 1931 la mítica ¡Viva México!), autores de películas como María Candelaria (1943), La perla (1946) o Maclovia (1948). Otros nombres que deben mencionarse son los de Alejandro Galindo, influido por Welles, autor de Espaldas mojadas (1953) y Roberto Gavaldón. A ellos se unieron los exiliados españoles Luis Buñuel y Luis Alcoriza, que empezó a dirigir en los sesenta: Tlayucan (1962) o Tiburoneros (1962).

Espaldas mojadas - Tiayucán - Tiburoneros
Cartel de Espaldas mojadas, fotograma de Tiayucán y cartel de  Tiburoneros

Luis Buñuel (1), entre Los olvidados (1950) (2) y Nazarín (1958), dos cintas que le valieron sendos premios en Cannes, rodó una serie de películas (3) de apariencia menor pero llenas de guiños surrealistas y de crítica a aspectos como el machismo, la desigualdad o los tópicos. Podemos citar Susana (1951), Él (1953), Abismos de pasión (1954) o Ensayo de un crimen (1955).

Buñuel - Los olvidados - Nazarin
Buñuel: Los olvidados y Nazarin

En Argentina, además del cine de tango (con el cantante Carlos Gardel, que llegó a rodar en Hollywood) y otros esterotipos, hay que citar al pionero José Agustín Ferreyra, que rodó filmes costumbristas. Pero los dos cineastas más sólidos fueron Leopoldo Torres Ríos (cuyo hijo Leopoldo Torres Nilsson sería asimismo destacado realizador) y Lucas Demare, famoso por su epopeya La guerra gaucha (1942). Torres Ríos fue autor de historias realistas y de los bajos fondos como El crimen de Oribe (1950) o El hijo del crack (1953), ambas ya en colaboración con su hijo.

Torres Ríos - El crimen de Oribe - El hijo del crack
Torres Ríos: fotogramas de El crimen de Oribe y El hijo del crack

El cine de Brasil se inició con dos géneros propios: la chanchada, un subgénero de escasa calidad que divertía con el habla de los tipos populares, y la comedia con canciones de carnaval, que lanzó a Carmen Miranda como estrella internacional. El director más importante fue Alberto Cavalcanti, un realizador que trabajó mucho en Europa antes de volver a su país. Antes de la irrupción del Cinema Novo hay que mencionar el film O Cangaceiro (1953), de Víctor Lima Barreto. Se trata de una interesante película de aventuras y bandoleros, con música brasileña.

Chanchada - O cangaçeiro (Lima Barreto)
cartel de Chanchada y fotograma de  O cangaçeiro 

Icono de iDevice

Para saber más

Icono de iDevice

De película

Trailer de Los olvidados con motivo de la 52 Muestra Internacional de Cine de la Cineteca Nacional (México) el 3 de noviembre de 2010.

Icono de iDevice

Actividad 9

Visiona Los olvidados (1950) de Luis Buñuel y comenta su estilo (y su vigencia social).