Sergei Mikhailovich Eisenstein

Principales films de Eisenstein
Carteles de los principales films de Eisenstein

Valor Social y Político de su obra

La obra de Sergei M. Eisenstein (1898-1948) va ligada a los diferentes conflictos bélicos y revolucionarios que marcaron su biografía. Así se define toda su obra, enmarcada entre el resurgimiento obrero narrado en La huelga (Stachka, 1924), su primera obra, y la agitada vida del zar Iván IV, narrada en las dos partes de Iván el Terrible (Ivan Groznyj (1), 1943-1945).

Entre ambas obras Eisenstein realizó El acorazado Potemkin (1925), Octubre (Oktyabr', 1927) -ambas sobre los conflictos revolucionarios rusos-, La línea general (Generalnaïa Linïa, 1929) -rebautizada como Lo viejo y lo nuevo-, sobre las ventajas de la colectivización agraria, ¡Que viva México! (2) (Da zdravstvuyet Meksika!, 1931), obra inacabada sobre la revolución mexicana y Alexander Nevski (Aleksandr Nevskiy, 1938), una epopeya sobre el príncipe ruso que se opuso a la invasión de las tropas teutonas en el siglo XIII, pero además dejó algunos proyectos inconclusos como La pradera de Bejín.

El componente político de sus películas, realizadas para la propaganda oficial, demuestra la importancia que concedieron al cine, por primera vez en la historia, los mandatarios de un régimen. En una época en la que la mayor parte de la población era analfabeta, las autoridades soviéticas querían difundir una filmografía nacional que generase una conciencia colectiva acorde con sus planteamientos. Una circunstancia inherente al cine desde sus inicios y que jamás abandonaría ya.

¡Qué viva México!
Fotgramas de ¡Qué viva México!

Valor Cinematográfico de su obra

La obra de Eisenstein es esencial por sus inimitables aportaciones al lenguaje, especialmente las derivadas de su peculiar uso del montaje. Eisenstein, planteó las combinaciones de planos como conflictos que generasen respuestas emocionales en el espectador (montaje de choque). Una vez conseguido el choque emocional, se producía la sensibilización hacia el problema tratado. Es lo que bautizó con el nombre de "montaje de atracciones", y que puso en práctica desde su primera obra, La huelga. Al final de la película, en la que los huelguistas son reprimidos por las fuerzas zaristas, Eisenstein introdujo los planos de unas reses sacrificadas en el matadero. Con esta metáfora visual, que no guarda ninguna relación con el universo ficcional de la película, Eisenstein rompía la narración para establecer una comparación entre los huelguistas y las vacas: todos son víctimas inocentes de una masacre.

Potemkin - Octubre- La línea general
Fotogramas de Acorazado Potemkin, Octubre y La línea general

Al año siguiente, en El acorazado Potemkin, Eisenstein volvía a retratar una rebelión popular, en este caso la llevada a cabo por los marineros de un acorazado contra su oficialidad. En su escena más famosa, la de la escalinata de Odesa, el director soviético volvió a hacer gala de una maestría única en el empleo del montaje. La secuencia narra el abatimiento a tiros de los habitantes de Odesa, en su intento de subir las escaleras que dan acceso al palacio gubernamental. Los 170 planos de la secuencia la alargan hasta seis minutos, dilatando el tiempo real de la escena, y demostrando hábilmente la capacidad del montaje para crear el tiempo cinematográfico. La película, que contiene también empleos muy sutiles en la combinación de planos, dio a conocer a su autor en todo el mundo, aunque fue prohibida en muchos países por su contenido revolucionario.

En Octubre (3) Eisenstein recuperó lo más experimental de su repertorio narrativo: montaje de atracciones, inversiones del tiempo, angulaciones forzadas.... La película, basada en el relato Diez días que conmovieron al mundo del norteamericano John Reed, rememora los acontecimientos revolucionarios de 1917. En una secuencia de la película, que narra el ascenso de Kerenski al poder, Eisenstein vuelve a romper la narración, comparando al gobernante con Napoleón y con un pavo real, y sugiere, a base de sutiles combinaciones de planos, la incapacidad para gobernar del dirigente socialrevolucionario.

A partir de estas películas, Eisenstein recuperó un pulso narrativo más convencional, aunque todas sus obras siguen mostrando su original capacidad narrativa. Capacidad que se hace extensible al empleo de la composición en el plano, de los encuadres, la iluminación, e incluso en la utilización del color y del sonido, con el que pudo experimentar sus teorías de contrapunto sonoro en sus últimos filmes.

Eisenstein es uno de los pocos directores en la historia del cine que, partiendo de la influencia que recibió de las películas de Griffith, fue capaz de plantear un lenguaje alternativo al del cine americano, una propuesta más compleja e intelectual. Definió cinco tipos diferentes de montaje (métrico, rítmico, tonal, sobretonal e intelectual) y propuso combinaciones de planos basadas en los ideogramas chinos, es decir la suma de dos planos no relacionados crean una metáfora o concepto nuevo.

La complejidad de su planteamiento dio como resultado filmes no siempre de fácil comprensión para el espectador medio, que difícilmente podía asumir toda la riqueza narrativa de sus propuestas. Se puede observar un ejemplo acudiendo a las explicaciones del propio Eisenstein, sobre la secuencia citada anteriormente de Octubre:

"Vamos a examinar la ascensión de Kerenski al poder y la dictadura tras la sublevación de julio de 1917. Los subtítulos indicando sus sucesivos nombramientos ("Dictador", "Generalísimo", "Ministro del ejército y de la marina", etc...), dan una nota cómica, intercalados con los cinco o seis planos de Kerenski subiendo las escaleras del Palacio de Invierno, todos exactamente de la misma duración. Aquí se plantea un conflicto entre la hueca adulación de las denominaciones y el paso monótono con que el personaje sube por unas escaleras siempre iguales. Consecuencia intelectual: ridículo de la absoluta nulidad de Kerenski. Se crea un contrapunto entre la expresión literal y casi estadística de una idea, y la representación visual de una determinada persona, incapaz de cumplir obligaciones que aumentan sin cesar. La incongruencia de estos dos factores da lugar a una decisión puramente intelectual por parte del espectador, a expensas de esa persona determinada".

Son planteamientos difíciles de asumir en su totalidad por el público menos formado, especialmente si se compara con el realismo intuitivo de las propuestas de Griffith, que comprendemos mejor al haberlas asumido el cine comercial americano. Con todo, Eisenstein es uno de los directores más influyentes de la historia del cine, y muchas de sus propuestas han penetrado profundamente en el cine y ha inspirado a los grandes creadores posteriores. Pero, además, fue un excelente dibujante (sus miles de dibujos aún no han sido publicados en su totalidad), y un prolífico escritor y teórico. Hombre de enorme cultura y múltiples intereses, publicó tratados sobre temas tan dispares como las matemáticas chinas, la literatura francesa o la danza rusa.

Iván el terrible
Fotogramas de Iván el terrible

Icono de iDevice

Para saber más

Icono de iDevice

De película

Puedes ver y/o descargar El acorazado Potemkin. Disponible en Archive.org


Icono de iDevice

Actividad 16

  • Visonado: 
    • ¿Aún no conoces El acorazado Potemkin? ¡No debería pasar de hoy!
    • ¿Ya lo conoces? Seguro que te queda alguna película de Eisenstein por descubrir.
  • Visiona en el archivo de rtve el programa de Días de cine La vanguardia soviética I: Eisenstein.

    Resume por qué Eisenstein es uno de los grandes creadores del lenguaje cinematográfico.

    ¿Recuerdas alguna secuencia del cine más reciente que pueda relacionarse con sus aportaciones?