Francia: seriales y Films d´Art

Pathé y Gaumont

Charles Pathé y otros realizadores

En 1896, Charles Pathé funda, en colaboración con sus hermanos, la Pathé Frères, empresa dedicada al negocio del fonógrafo. Pero muy pronto entra a participar en la explotación del cinematógrafo, en la que se colocará a la cabeza, con la creación del primer gran imperio del celuloide, llegando a controlar la fabricación de aparatos y la producción, distribución y exhibición de películas a nivel mundial. La producción de películas de la Pathé se inicia más adelante, con las típicas vistas al estilo Lumière, aunque pronto buscará nuevas fuentes de inspiración.

Si Lumière crea el invento y Méliès el espectáculo, empresas como la Pathé Frères y la Gaumont (1) en Francia, y la Edison Co. en Estados Unidos, construirán la industria. Charles Pathé pone en marcha la organización industrial de su negocio con la contratación de técnicos y realizadores, y lanza a las primeras estrellas del cine.

Pronto establecerá sucursales en toda Europa y América, y llegará a los rincones más alejados del planeta. También crea el primer noticiero cinematográfico, que a partir de 1909 recibe el nombre de Pathé Journal (2) (se mantuvo hasta 1976), y comercializa el Pathé-baby, un pequeño proyector para el hogar.

Charles Pathé dejará los aspectos creativos en manos de sus realizadores. El primero y más importante fue Ferdinand Zecca, cuyas películas son producto de la influencia y, en ocasiones, de la imitación de obras de Georges Méliès y de la Escuela de Brighton. La característica distintiva de la obra de Zecca será su afán realista incluso al tratar temas fantásticos. De modo que al utilizar un determinado truco, éste es integrado en el relato como un recurso narrativo más, y no como base de la trama como sucedía en las piezas de Méliès. Por ejemplo, en una película ubica la acción en un vagón de tren, realmente un decorado, en cuya ventana aparece un paisaje en movimiento. Posteriormente, este truco será perfeccionado por otros y empleado de forma sistemática.

Dentro de esta línea realista se inscriben sus "escenas dramáticas", que se ajustan a la fórmula del folletín y del melodrama victoriano, aunque encubiertas bajo la apariencia naturalista de autores como Émile Zola, en cuyas obras se inspira Zecca para realizar Las víctimas del alcohol (Les Victimes de l'alcoolisme, 1902) y La huelga (La Grève, 1903). Temas sociales, de fuerte raigambre popular, que aborda la literatura naturalista, pero que Zecca reconduce hacia el folletín melodramático con su capacidad para intuir los gustos del público. También dramatiza grandes acontecimientos de la actualidad como El asesinato del presidente McKinley (Assassinat du Président McKinley) o El asunto Dreyfus (L´Affaire Dreyfus, 1902 y 1908).

En estos años, entra en la industria del cine francés otro gran empresario que habrá de convertirse en el más duro adversario de Charles Pathé, León Gaumont. Al igual que la Pathé, su empresa se dedicará tanto a la fabricación y venta de aparatos como a la producción de películas. Más preocupado por los aspectos técnicos, dejará a cargo de la producción de películas a su secretaria, Alice Guy.

F. Zecca y Alice Guy

Alice Guy, la primera directora de la historia del cine, dirigió unas doscientas películas entre 1886 y 1906 y precedió al mismo Méliès en la concepción del cine de ficción. En 1897 realizó el que es tal vez el primer film de ficción, La fée aux choux (4). En sus películas usó varios trucos y avances técnicos y, ya en 1906, hizo películas acompañadas de sonido grabado en cilindros de cera. Emigró a Nueva York en 1907 donde creó una productora y trabajó hasta 1920. Su papel ha tardado en ser reconocido ya que apenas se conservan una docena de muestras de sus películas.

Cuando en 1907 abandona la Gaumont, le sucedió al frente de la producción Louis Feuillade, que será el realizador más importante de los siguientes años en el cine francés.

El Film d´Art

El agotamiento de los temas tratados en las películas, que todas las productoras repiten copiándose unas a otras, desencadena una progresiva pérdida de interés por parte del público, un público del que no forman parte las élites intelectuales, que consideraban al cine un entretenimiento de barraca de feria. A pesar de ello, la competencia que le hace el cine al teatro comienza a ser importante, de ahí que, entre estos dos sectores, surja una colaboración que a ambos interesa.

Los actores, músicos y dramaturgos verán en el cine una vía fácil de hacer buenos ingresos, mientras que la incipiente industria cinematográfica contará con su aportación y con su prestigio para superar la crisis de argumentos que atraviesa. Se recurre a los más reconocidos autores de la época, que escriben argumentos para el cine o adaptan los grandes temas del teatro clásico, y a los mejores actores de la Comédie Française para que interpreten estas piezas ante la cámara.

Le Film d´Art
Carteles y escenas de proyecciones de Le film D'art

Con estos parámetros aparece en 1908 un nuevo movimiento impulsado por Los Hermanos Laffite, y organizado por la productora Le Film d´Art (3), que debuta en la sala Charras de París, con un programa múltiple en el que destaca El asesinato del duque de Guisa (L'assassinat du duc de Guise) (5), de André Calmettes. A esta presentación asiste lo más selecto de la sociedad parisina de la época, que acoge con los brazos abiertos esta nueva fórmula, que trata de arrancar al cine de la barraca de feria y de la cervecería popular, pero que supondrá un retroceso en la evolución de la expresión puramente cinematográfica, ya que con estas producciones se retoma la estética teatral, según la cual la filmación se realiza en un único plano general y no incorpora, de ninguna manera, efectos de montaje. Las más celebradas figuras de la escena parisina, entre ellas la mítica Sarah Bernhardt, actúan delante de la cámara que, sorda a sus declamaciones, tan sólo registra la expresividad del gesto, en algunos casos excesivamente enfático y teatral.

La sociedad de los hermanos Lafitte tendrá una vida breve, y sus escasas producciones obtendrán resultados económicos mediocres a medio plazo. Sin embargo, a partir de esta iniciativa, Pathé y Gaumont crean su departamento de "arte" y, en Italia, Dinamarca y Estados Unidos aparecen nuevas productoras que imitan la experiencia de Le Film d´Art. Sin duda, la difusión de este modelo constituye, ante todo, una marcha atrás en la evolución que había experimentado el cine. Sin embargo, los pasos que se vienen dando en Estados Unidos, en estos mismos años, se encaminan en sentido contrario, y la llegada de esta tendencia teatral al país no podrá frenar los avances que allí se realizan en el desarrollo de un nuevo lenguaje cinematográfico.

Icono de iDevice

Para saber más

Para obtener más información puedes consultar los siguientes enlaces:

(1) Museo Gaumont (en francés)

(2) Pathé Journal (en francés)

(3) Le Film d'Art. (2011, septembre 27). Wikipédia, l'encyclopédie libre. Página consultada a las 09:00, 9 de Abril , 2012 a partir de http://fr.wikipedia.org/w/index.php?title=Le_Film_d%27Art&oldid=70417931.


Icono de iDevice

De película

(4) La fée aux choux, Alice Guy, 1897

(5) L'assassinat du duc de Guisse, André Calmettes


Icono de iDevice

Actividad 7

  • Redacta unas líneas explicando los elementos de los seriales de principios del siglo XX que siguen vigentes en las series actuales. Intenta hacerlo poniendo ejemplos de alguna serie actual que hayas seguido o te interese.
  • ¿Te atreves a señalar alguna película reciente que conozcas que caiga, en tu opinión, en alguno de los defectos o pretensiones del antiguo "Film d´Art"?