Volver al índice

Actuaciones en el aula

El aula es la realidad inmediata, tanto del alumno/a con TDAH como de las y los docentes implicados. Por ello, creemos que es el nivel donde deben focalizarse nuestros esfuerzos de adaptación.

Los documentos programáticos en los que estas consideraciones se explicitan son las Programaciones de Aula y, si los hubiere, los documentos que recogen las adaptaciones curriculares de cada alumno/a.

Los principios que, en general, van a guiar nuestro proceder son:

  • Dar salida a la hiperactividad y a la impulsividad. Nos estamos refiriendo al componente comportamental del trastorno. Hemos de ser capaces de redirigir la impulsividad y la alta tasa de actividad, de manera que podamos impartir la clase logrando que el alumnado con TDAH pueda participar en ella, es decir, legalizar su comportamiento y no penalizarlo.
  • Evitar los factores de distracción. El objetivo es minimizar el déficit de atención. Mediante nuestras actividades, la gestión del tiempo y el empleo del espacio, podemos mejorar la calidad de la atención del alumnado.
  • Alto grado de estructuración. Como sucede ante cualquier dificultad del aprendizaje, fomentar un ambiente claro y estructurado -donde el alumnado con TDAH sepa qué puede hacer y qué no, qué se le pide que haga y cómo- facilita el trabajo en el aula.
  • Empleo de metodologías ajustadas. Todo lo anterior puede sintetizarse en el desarrollo de metodologías ajustadas al perfil del alumno con TDAH. Entendiendo el perfil motivacional, atencional y cognitivo del alumnado, podremos realizar actividades adaptadas a sus capacidades.

En este apartado queremos proponer pequeñas adaptaciones de aula que pueden promover un gran cambio y que constituyen los primeros pasos en la atención a la diversidad, ajustando nuestra programación a la realidad del alumnado.

Obra colocada bajo licencia Reconocimiento-CompartirIgual 3.0 Unported (CC BY-SA 3.0)