Comorbilidades

El TDAH no suele aparecer en estado puro y lo habitual es que esté acompañado de otros trastornos psiquiátricos y de aprendizaje.

Icono de iDevice Cita

Más del 85% de los pacientes presentan al menos una comorbilidad añadida al TDAH y aproximadamente el 60% tienen al menos dos comorbilidades. (Hidalgo y Soutullo).

Entre las comorbilidades más frecuentes encontramos:

  • Trastorno negativista desafiante, trastorno de conducta, trastorno disocial.
  • Tics y síndrome de Tourette , trastorno obsesivo compulsivo.
  • Trastorno de ansiedad , depresión y otros trastornos afectivos.
  • Trastorno del espectro autista, de Asperger y trastorno generalizado del desarrollo.
  • Trastornos del aprendizaje: dislexia, discalculia, disgrafía, etc.

Como consecuencia de sus limitaciones, pueden manifestar otra sintomatología secundaria, que se produce con frecuencia sin un tratamiento multidisciplinar adecuado:

  • Problemas de tipo emocional: inmadurez, labilidad emocional, llanto fácil, inseguridad, baja autoestima y baja tolerancia a la frustración, etc.
  • Problemas de rendimiento académico: fracaso escolar, expulsiones, sanciones, partes de conducta, etc.
  • Problemas en el mundo laboral: menor rendimiento y en consecuencia un bajo estatus socioeconómico, despidos frecuentes y numerosos cambios de trabajo.
  • Problemas sociales en las relaciones con los iguales: comportamiento agresivo, rechazo y aislamiento, desobediencia, dificultad para seguir normas y adquirir hábitos, irritabilidad, etc.
  • Propensión a sufrir accidentes: debido a su impulsividad e inatención, sin tratamiento adecuado, no es difícil que transgredan normas; mayor probabilidad de embarazos no deseados, problemas con la ley o consumo de sustancias nocivas.
Icono de iDevice Lectura voluntaria para ampliar

Puede consultar el artículo sobre el impacto del TDAH en la vida del paciente desde aquí (formato PDF)

Obra colocada bajo licencia Reconocimiento-CompartirIgual 3.0 Unported (CC BY-SA 3.0)