Educación Inclusiva

Módulo 6: Colaboración con la familia

Para pensar

01

Fuente: Picture This

Alfredo nació en una familia que le deseaba con mucha ilusión, era un bebé precioso, pero cuando cumplió dos años sus padres no entendía qué había pasado, no recordaban cuando Alfredo empezó a cambiar, seguía siendo un niño sonriente, pero no podían comunicarse con él. No entendía lo que le decían, no hablaba, se quedaba ensimismado con las luces y giraba los objetos aleteando los brazos y las piernas sin parar. No recuerdan cuando empezó a hacer estas conductas, pero sí que al principio les hacía gracia y le aplaudían, ahora ya no…

Los padres le han llevado al médico y un dolor insoportable les impide mirarse y hablar, solo una palabra martillea en sus cabezas e inunda sus ojos de lágrimas: autismo. Mientras, Alfredo sigue aleteando al margen de la tragedia que encoge el corazón de sus padres.

¿Podemos ponernos en el lugar de esta familia a la que todos sus proyectos de futuro e ilusiones acaban de ser destrozados? ¿Cómo recibiríamos nosotros una noticia semejante?

Reflexiona: Lee con detenimiento el texto que viene a continuación:
«Bienvenido a Holanda»
Cuando vas a tener un bebé, es como planear un viaje de vacaciones a Italia. Compras un montón de guías y haces planes maravillosos. Aprendes unas frases en italiano. Todo es muy emocionante. Después de meses de impaciente espera, el gran día llega. Haces tu equipaje y partes. Algunas horas después, el avión aterriza. La azafata anuncia «Bienvenidos a Holanda». «¡¿Holanda?! ¿Cómo que Holanda? ¡Yo iba a Italia! Yo pensé que llegaríamos a Italia. Toda mi vida he soñado con ir a Italia».
Pero... ha habido un cambio en el plan de vuelo, has aterrizado en Holanda y deberás permanecer allí. Lo importante es no tomarlo como un lugar horrible, es solo un lugar diferente. Deberás salir y comprar nuevas guías, deberás aprender un lenguaje nuevo y conocerás a un grupo de personas que, de otra forma, no las habrías conocido.
Después de estar un tiempo y recuperar la respiración, miras alrededor y te das cuenta de que Holanda, tiene molinos de viento, tulipanes, incluso Rembrandts. Pero si gastas tu vida lamentado el hecho de que no llegaste a Italia. Nunca estarás libre para gozar de Holanda.

¡¡¡BIENVENIDOS A HOLANDA!!!

Por Emily Perl Kingsley

Practica: Comenta con alguna familia o compañera este texto.
Las familias ponen todas sus ilusiones en el nuevo ser que conciben y están deseando poderle enseñar cómo es el mundo. Cuando reciben una noticia así solo nos queda ayudarlas, capacitarlas y ponernos en su lugar. Solamente tienen una ventaja, ahora ya nadie les dirá que es culpa suya y de su modelo de crianza (¿o sí?).
Si queda alguna duda sobre el origen del autismo puedes repasar el Módulo 2: ¿Qué es hoy el autismo?