Educación Inclusiva

Módulo 6: Autonomía personal

Orientación y movilidad (OyM)

Guía Vidente

Reflexiona: ¿Has tenido la experiencia de guiar a una persona ciega? Recuerda dicha experiencia y contesta a estas preguntas:

¿Te solicitó la persona con discapacidad visual la ayuda o se la brindaste tú espontáneamente?
¿Cómo te hizo saber la persona con ceguera que necesitaba ayuda?
¿Qué te hizo pensar que la persona con ceguera necesitaba ayuda?
¿Hablaste con la persona del recorrido a realizar?
¿Le guiaste sujetando su brazo?
¿Le ofreciste tú tu brazo para que él o ella se sujetara?
¿Quién iba delante: la persona con ceguera o tú?
¿Crees que le guiaste correctamente? ¿Se tropezó o chocó con algo?
¿Cómo te sentiste: seguro, dubitativo, a gusto, a disgusto, tímido?
¿Lo volverías a realizar?

La técnica de guía vidente tiene como objetivo que el alumno/a con discapacidad visual se desplace de forma segura y eficaz en ambientes conocidos o no, cuando va acompañado de un guía vidente. Debe dar seguridad y confianza, tanto a la persona que guía como a la persona guiada.

Es necesario que el alumno o la alumna tenga un conocimiento claro de su cuerpo y el del guía, de los planos corporales, de los movimientos, de la postura y marcha correctas. Esta técnica es la primera que se enseña y es importante que la aprenda no sólo al alumno/a con discapacidad visual, sino también a sus padres, madres, docentes y grupo de clase.

Cuando el guía es ocasional, desconocerá la técnica correcta, por lo que la persona con discapacidad visual debe aprender a enseñar la técnica, asiendo al guía como se describe a continuación e impidiendo que el guía le sitúe por delante en el desplazamiento (cosa que ocurre con frecuencia)

Descripción general: La idea es que el guía aporte muy poca información verbal, ya que la información necesaria vendrá dada por sus movimientos y posición de su cuerpo. La persona con ceguera desliza el dorso de su mano hasta localizar el brazo del guía, y se sujeta a él por encima del codo, con el dedo pulgar en el lado exterior del brazo del guía y manteniendo su brazo en un ángulo de 90 grados. La persona con ceguera va un paso por detrás del guía (esto es importante para poder recibir con la suficiente antelación los desniveles y la dirección). El guía mantiene el brazo a lo largo del cuerpo su hombro estará justo delante del hombro contrario de la persona a la que guía.

Es conveniente acostumbrar al alumno/a a que aprenda a guiarse con cualquiera de los dos brazos.

Técnica de movilidad con guía vidente

Técnica de movilidad con guía vidente.

La velocidad es la que el alumno/a considere y se lo hace comprender al guía por medio del brazo (empujando o tirando de él).

En la población infantil se puede modificar, por ejemplo si es una alumna pequeña y no llega al codo, puede ir de la mano, preferiblemente sujetándose por la muñeca.

Errores más frecuentes: situarse al mismo nivel que el guía, no mantener el mismo eje (al principio es conveniente llevar el brazo muy pegado al cuerpo), sujetarse por el hombro (a veces, es más cómodo cuando hay gran diferencia de altura).

Variaciones:

Es muy importante la implicación de la familia y demás agentes de la comunidad educativa en la enseñanza, mantenimiento y generalización de las técnicas de guía vidente.