Educación Inclusiva

Módulo 6: Autonomía personal

Coordinación familia y docentes

Es importante que exista coordinación entre docentes y familias porque las madres y los padres van a ser los que faciliten la generalización de los aprendizajes del niño/a tanto en OYM como en HVD.

Es conveniente que las personas significativas para el alumno/a (padre, madre, docentes…) conozcan las necesidades de sus hijos e hijas y los métodos y procedimientos de instrucción y estén informados de los objetivos a trabajar. Las familias aportan información importantísima para la evaluación de los resultados y, además, pueden colaborar en la instrucción directa con sus hijos/as, sobre todo enseñando conceptos básicos de vida cotidiana (así evitamos el verbalismo y la sobreprotección), HVD, actividades para el desarrollo motor y entrenamiento sensorial, practicar deportes, fomentar el juego… En realidad, son los que realizan el seguimiento.

El grado de implicación en el programa será variable: hay madres y padres muy pasivos que simplemente aceptan que el niño/a lleve a cabo el programa, pero no participan, y otros que se integran plenamente en el programa como instructores/as.

Se debe realizar una entrevista previa con los padres para preguntar sobre sus necesidades e intercambiar información y así, planear los objetivos de forma conjunta. Es necesario ayudarles a comprender las habilidades y valores de su hijo o su hija, y que sepan que todo lo que el niño/a sabe hacer es más importante que lo que no puede hacer.

Utilizar un lenguaje sencillo y cotidiano, eliminando de nuestro vocabulario términos científicos y difíciles.

A veces, puede ser difícil para los padres y madres asumir que su hija/o debe utilizar el bastón de movilidad y aprender a ser autónoma/o. Es un momento crítico, donde se pueden volver a revivir ciertos desajustes por la discapacidad visual de su hija/o. No olvidemos que el uso del bastón por la calle es un indicativo claro y manifiesto de la discapacidad.