Bases de datos en la enseñanza

Guía del Alumnado

 

 

Introducción

Estamos transitando de un modelo de sociedad en la que solamente aprendía un sector social a otra en la que aprende todo el mundo. Pasamos de una sociedad en la que lo que se aprendía durante los primeros años de la vida valía para siempre a otra en la que los conocimientos tienen un periodo de caducidad cada vez más corto. Los saberes se multiplican, se renuevan, crecen  de tal forma, que se hace necesario estar constantemente en disposición no sólo de aprenderlos sino de construirlos. La sociedad en la que vivimos no solamente exige estar atentos a todos los conocimientos, sino tener la suficiente habilidad y competencia para servirnos de ellos y utilizarlos cuando se transforman en tecnología.

Los analfabetos de hoy ya no lo son tanto por no tener capacidad de  acceso a la información, sino por tener un exceso de información y no tener capacidad para administrarla. Pero, además, la necesidad de aprender no sólo existe para acceder y administrar todo el abundante patrimonio de conocimientos existentes, sino para hacernos cargo de si podemos o no poner en práctica todo lo que el conocimiento y la ciencia hacen posible. Las personas adultas deben aprender a diferenciar cada vez más entre lo que en nuestra sociedad es posible y lo que es conveniente.

Esta nueva sociedad, que exige una vida de aprendiz permanente, se mueve, por otra parte, con esquemas y modelos de aprendizaje construidos para los niños y los jóvenes, en instituciones escolares lentas y cerradas muchas veces al influjo social de la vida  cotidiana.  A veces esto está tan arraigado que  se ha llegado a asumir que el aprendizaje es cosa de niños  y que a los adultos ya se les ha pasado su hora.

Frente a esta situación merece la pena intentar conocer no sólo las exigencias de aprendizaje que la sociedad plantea a las personas adultas,  sino  construir, si es posible, nuevos modelos de enseñanza y aprendizaje que  superen, si es posible también, el estereotipo de que los adultos no son personas aptas para aprender o lo son menos que los niños. Igualmente habría que reconstruir determinados espacios sociales donde desarrollar este tipo de aprendizaje adulto.
El curso pretende abordar toda esta temática  a través de una serie de contenidos, de actividades y de recursos complementarios que se ponen a disposición de los participantes en el mismo.

Objetivos

Contenidos

Los contenidos del curso se organizan en cuatro módulos:


Módulo 1: Bases psicológicas. Teorías sobre el aprendizaje

Módulo 2: Aspectos sociológicos


Módulo 3: Fundamentos pedagógicos


Módulo 4: Animación sociocultural

 

Material complementario

Para completar su trabajo, el alumnado dispone de los siguientes recursos:

 

Orientaciones para el estudio

Antes de iniciarse en el proceso de aprendizaje de los contenidos es conveniente que se forme una idea inicial sobre las diferentes cuestiones que se abordan en los módulos del curso:

Módulo  1. Bases psicológicas. Teorías sobre el aprendizaje

Este módulo pretende entrar en la descripción de lo que se entiende por persona adulta. La adultez, a pesar de que lo parezca,  no es fácil de definir, ni tampoco es habitual caracterizar a los adultos de la misma manera, ni en todas las sociedades ni en todas las épocas históricas.

Existe otra dificultad que proviene del dinamismo que ha adquirido nuestra sociedad y de la invitación constante que hace a las personas de todos los sectores sociales, independientemente de la edad, a cambiar constantemente.  En este sentido la palabra adulto, que significa persona ya crecida, por contraposición a adolescente, que alude a la que sigue creciendo y se sigue modificando, necesita ser de nuevo repensada en el contexto de una cultura  dinámica y móvil como la nuestra. Una sociedad que está en cambio constante y que, por tanto,  etimológicamente es una sociedad adolescente.

Finalmente se hace un repaso sobre algunas teorías del aprendizaje. Presentamos distintas clasificaciones de estas teorías. Queremos ayudar al alumno a recordar los distintos elementos del aprendizaje que recogen unas y otras  con el fin de que las tenga en cuenta en su práctica como educador de personas adultas.

Módulo 2. Aspectos sociológicos de la EPA

Las circunstancias sociales influyen en la educación de adultos de muchas maneras. Unas sociedades exigen un tipo de conocimientos, habilidades o competencias y otras sociedades otras. Unas culturas provocan un tipo de preguntas y otras culturas provocan otras.  Las respuestas culturales que hay que construir o aprender son, lógicamente diferentes. Sobre toda esta problemática trata este módulo.

Al comienzo se presentan distintos modelos de sociedad que nos han precedido hasta detenernos en las características que definen la sociedad actual.  Una sociedad  que, denominada con múltiples términos, se caracteriza por ser una sociedad en la que predomina la rápida transformación del conocimiento en tecnología, la abundancia de información y la gran velocidad a la que se expande por todo el mundo.  Se trata de una sociedad que algunos nombran como sociedad de la información, otros como sociedad del conocimiento, otros comos sociedad del tercer entorno por relación a las sociedad rurales del primer entorno y a los sociedades urbanas e industriales a las que se las denomina como sociedad de segundo entorno.

A cada una de estos modelos sociales  ha correspondido un prioritario medio de relación y comunicación social: en la sociedades rurales la comunicación y, por consiguiente, también la educación, se hacía prioritariamente a través de la comunicación oral. En las sociedades urbanas del segundo entorno, el medio de comunicación prioritario fue el texto escrito. En educación, era el manual escolar y la lectura o lección del manual. En la sociedad actual, el medio de comunicación es la digitalización de los mensajes escritos o icónicos.  Sobre este conjunto de diferencias se propone una serie de reflexiones.

Las consecuencias del modelo social en el que vivimos se revelan en dos ámbitos que tienen una directa relación con las personas adultas. El ámbito profesional y el ámbito sociocultural. Los dos ámbitos son estudiados detenidamente y desde distintas perspectivas. Dado que las tecnologías y herramientas de trabajo se transforman constantemente, los adultos necesitan aprender a lo largo de toda su vida productiva. La formación continua, desde la perspectiva laboral, está siendo muy influida por esto. Pero la sociedad no solamente demanda a los adultos competencias laborales, les demanda también nuevas habilidades sociales y nuevos conocimientos culturales. Sobre todo ello se reflexiona en este módulo.

Módulo 3.  Fundamentos pedagógicos de la EPA

Los adultos siempre han aprendido; a los adultos se les ha enseñado en todas las épocas. El módulo hace un repaso histórico de la función de la educación de adultos desde la antigüedad, pasando por  la visión de autores de los siglos XVII y XVIII, hasta llegar al establecimiento de los sistemas nacionales de enseñanza.  Aunque estos fueron pensados para la población infantil y juvenil, muy pronto hubo políticas de educación de adultos, sobre todo para aquéllas personas que necesitaban aprender habilidades de escritura y lectura (alfabetización) que eran cada vez más necesarias en un mundo consolidado como sociedad literaria. En la época actual, la demanda educativa por parte de los adultos aumenta geométricamente. Se parte de la base de que todas las personas pertenecientes a los distintos sectores sociales, independientemente de su edad, necesitan aprender a lo largo de toda la vida. Existen países donde más de un 30% de la población adulta participa en programas educativos.

En este módulo se parte de tres paradigmas para analizar los fundamentos pedagógicos de la educación de las personas adultas. Son tres paradigmas que no se tratan en el orden cronológico en el que han ido apareciendo y que, además, en algunos aspectos se solapan.

En primer lugar se aborda el paradigma de la educación permanente, así como los movimientos pedagógicos que surgieron a partir de él para que fuera aplicado a la educación de adultos. Dicho paradigma se abordó, primero, desde la perspectiva de compensar a los adultos la educación escolar no recibida. Esto cristalizó en definitiva como una extensión de la escuela a la edad adulta, lo  que no respondía al concepto y dinámica de la educación permanente. Luego se planteó la necesidad de atender a las características  de los adultos que acudían a la escuela a compensar sus deficiencias académicas, buscándoes un modelo de adaptación de la escuela a dichas características. Pero esta adaptación no llegó a construir un modelo específico y típico para adultos.  El  principio de educación permanente sirvió para medir los logros de estos modelos y para constatar igualmente su insuficiencia.

El segundo paradigma que se aborda es el de la andragogía. Andragogía se contrapone a pedagogía como adulto a niño. Es un paradigma con grandes aportaciones y, como podrá verse, contiene una serie de principios  educativos que se ajustan bien a la personalidad de las personas adultas. Es sin embargo insuficiente porque establece una brecha excesivamente grande entre las nuevas teorías del aprendizaje y la pedagogía, hasta tal punto que todo lo bueno de estas teorías lo identifica con la andragogía e identifica a la pedagogía con sistemas y teorías tradicionales de aprendizaje, como si no hubiera existido un profundo proceso de reforma pedagógica. El afán por distanciarse de la educación escolar infantil ha conducido a muchos andragogos  a desconocer grandes áreas comunes de la pedagogía y de la andragogía, y a establecer la diferencia entre ambas en teorías de aprendizaje que no son específicas de las personas adultas, sino de todas las personas.

El tercer paradigma es el denominado modelo social. Éste reúne como características y fundamentos del aprendizaje adulto no solamente aquellas que son propias de la psicobiología sino también las que provienen del contexto social y de la experiencia social progresiva que van teniendo las personas a lo largo de su vida. Es en esta fortaleza social que el adulto va adquiriendo,  frente a la debilidad social que tiene el niño, en donde este modelo se apoya para construir programas de enseñanza y aprendizaje para los adultos. Si los sistemas escolares  se apoyan en la fortaleza psicobiológoca  y en la inteligencia fluida, que tiene una base fisiológica, los sistemas de educación de adultos debería apoyarse en la fortaleza psicosocial y en la inteligencia cristalizada o pragmática  que tiene su base en fuertes y consolidadas relaciones sociales.

Módulo 4. EPA y animación sociocultural

Este módulo  no se centra tanto en la descripción de las múltiples y diferenciadas prácticas que existen en el ámbito de la animación sociocultural, como en una reflexión antropológica de lo que es. Desde esta perspectiva se dedican más páginas a plantear y reflexionar sobre algunos problemas de fondo  que a describir cómo se está haciendo.  No obstante  se dedica la última parte a  la enumeración o descripción de las funciones sociales que tiene, los entornos en los que se realiza, las actividades que suele utilizar y las formar de programarla.

En la primera parte se analiza la animación sociocultural desde las tres palabras de las que toma su nombre: animación, cultura y sociedad.

A propósito de la animación se analizan una serie de términos cercanos, pero sensiblemente diferentes, para aquellos que conciben la animación sociocultural como una acción sobre colectivos marginales y “desanimados” que necesitan recibir ayuda, y aquellos otros que no la reducen a una intervención sobre colectivos “marginales” sino que la enfocan hacia la acción dentro de colectivos que tienen energía propia, es decir que forma parte de los sectores sociales “normalizados”. La animación en estos casos es pensada más como una animactión o dinamización.

Partiendo del término cultura, se analiza la relación entre cultura y ocio.  Se cuestiona la tan extendida teoría de que el ocio es la madre de todos los vicios, para observar cómo es precisamente desde el ocio y desde el tiempo libre desde donde es posible dar respuesta colectiva a los grandes interrogantes del ser humano. Esa respuesta no es otra cosa que la cultura. Si el tiempo libre se convierte en la cuna de la cultura merece la pena analizar cómo el tiempo de ocio está aumentando en las sociedades y cómo está siendo asediado por el consumo, la velocidad, el estrés… Todo ello tiende a ocuparnos sistemáticamente el tiempo libre y a convertir el ocio en negocio.  La animación sociocultural esta muy asociada al tiempo libre  y desde él es posible desarrollar distintas dinámicas: la dinámica de extensión cultural y patrimonial y  la dinámica de producción cultural Ambas son complementarias y se necesitan mutuamente.

También se plantea algún problema de fondo. Se trata de un dilema ya tradicional, que es el de si se pueden transformar la sociedad y las personas  desde la cultura o, por el contrario, la cultura no es más que un reflejo de los cambios que se producen en la sociedad y en las personas, producidos por otras instancias más eficaces que la cultura. Este tipo de reflexiones son importantes dado que la animación sociocultural, según se justifique una postura u otra, puede convertirse en una plataforma de distracción o en una plataforma de transformación, en un “matar” el tiempo o en “aprovechar” el tiempo, en el logro de un tiempo de consumo cultural solamente o en el de un tiempo de producción cultural.

Actividades

Este curso cuenta con dos grandes tipos de actividades:


Actividades de aplicación

Se trata de actividades que pretenden aplicar los contenidos del curso a la situación concreta de cada profesor participante. La idea es vincular la teoría con la práctica profesional. Son actividades que implican acciones o reflexiones sobre la realidad docente.


Propuestas didácticas

Son pequeñas investigaciones sobre aspectos prácticos relacionados con los contenidos teóricos que se presentan en los módulos. Se pretende con ellos que cada participante, indague sobre determinados aspectos de la realidad de una manera sistemática. En cada uno de los módulos se presentan dos actividades de profundización.

Navegación por el material

En la portada encontrarás los enlaces para acceder a los Contenidos del material, la presente Guía del alumnado y la Autoría.
Una vez entras en los Contenidos, aparece el Índice con los 4 módulos y los enlaces correspondientes al Glosario y el Material Complementario.  Pinchando en cada módulo accedes a sus contenidos y en el margen izquierdo se encuentra el menú con todos los epígrafes que lo componen, así como sus correspondientes apartados, actividades y versión en PDF.
En todo momento puedes entrar en cualquiera de los módulos. Para acceder a los apartados del Glosario y Material Complementario debes volver al índice.

 

I

 

Además de navegar mediante los títulos de los epígrafes de cada módulo que aparecen en el menú de la izquierda podrás avanzar o retroceder de manera lineal a través de las flechas de navegación.

Requisitos Técnicos

Equipo informático recomendado:

Programas informáticos necesarios: