La expresión de los hombres en Internet

Ya hemos comentado que, en el uso de Internet, se plasman valores propios de los diferentes lugares en los que se producen las informaciones, blogs, páginas web, etc. Al vivir en un un mundo cada vez más plural, formas variopintas y diversas de ser mujer y de ser hombre van encontrando eco en la red. Del mismo modo que ocurre con las mujeres, Internet constituye una importante plataforma para hombres que no quieren ajustarse a imposiciones patriarcales y que se plantean otras formas de expresar su masculinidad y, por tanto, de relacionarse con otros hombres y con las mujeres.

Es cierto que una parte significativa de las nuevas tecnologías están teñidas de androcentrismo: muchas webs utilizan un lenguaje escrito y visual que representa la realidad desde un punto de vista exclusivamente masculino, en el que ellos son protagonistas, donde se invisibiliza, se banaliza o se estereotipa las aportaciones de las mujeres.

No es extraño encontrar en Internet una profunda misogina en forma de juegos, de anuncios de contacto o prostitución, de acoso, violencia o amenazas a conocidas, novias, esposas, exparejas o amigas, etc. Asimismo, a través de la red, diversos hombres plasman su poder, ya sea político o económico.

En un primer golpe de vista, chicos y chicas perciben todo esto en la red, lo que sitúa a los niños y chicos en una posición de mayor vulnerabilidad para consumir y generar violencia a través de internet. Al mismo tiempo, produce en las chicas el rechazo de un mundo virtual que se les presenta hostil y que no responde a sus necesidades y deseos reales.

Por eso es tan importante reconocer la expresión en la red de aquellos hombres que aportan otra visión de cómo ser hombre en este mundo, quienes trabajan por el establecimiento de relaciones de igualdad entre los sexos, que piensan otras posibles maneras de ser hombre apartándose de la violencia y disfrutando de la relación, crean formas de vivir la masculinidad y, no solo aprecian las aportaciones de las mujeres en la actualidad y a lo largo de la historia, sino que están dispuestos a aprender de ellas.

Cartel de una actividad de AHIGE

Cartel de una actividad de AHIGE.
Fuente:http://www.hombresigualitarios.ahige.org

Por eso es igualmente importante reflexionar con los niños acerca de cómo quieren ser en internet. No a todos les interesan los videojuegos violentos, ni mostrarse como valientes y atrevidos... Hay quienes prefieren jugar al Tetris e incluso hay niños a quienes ni siquiera les interesa Internet y que acceden a la red tan solo para hacer las consultas que les proponen en clase. Ser niño, adolescente u hombre en la red requiere una reflexión que les permita entender que no hay una única manera de ser hombre y que no todos utilizan las tecnologías de la misma manera. Asimismo, muchos niños a los que no les interesa la violencia, se ven abocados a ella como un modo de lograr el aprecio y la consideración de otros niños. Por eso es interesante un espacio educativo que les permita, no sólo recapacitar sobre sus propias actuaciones ante las páginas que visitan, los mensajes que envían o su forma de mostrarse en la red, sino también sobre el sentido de la amistad entre chicos.

Fuente: http://amecopress.net/

Icono IDevice

Para saber más...

También es cierto que, dentro del ámbito educativo, cada vez son más los hombres que practican la coeducación y que plasman sus experiencias en Internet. Te dejamos el enlace del trabajo final de un profesor que realizó este mismo curso que estás haciendo tú ahora.

Y aquí tienes una entrevista a Bernat Escudero publicada en el diario El Periódico.

Y el enlace con la Asociación de Hombres por la Igualdad: http://www.ahige.org/

Actualmente puedes encontrar asociaciones de hombres que  quieren reflexionar sobre su masculinidad en diversas Comunidades Autónomas; por ejemplo en Canarias (http://hombresencanarias.blogspot.com/), en Aragón (http://hombresporlaigualdad.blogspot.com/), varias en Andalucía (www.hombresigualdad.com), en Cataluña (http://homesigualitaris.wordpress.com/), etc.