Maternidad y paternidad

¿Has preguntado alguna vez a tu alumnado si de mayores quieren ser madres o padres? Si lo has hecho, es posible que te hayas encontrado con todo tipo de respuestas. Es posible que prácticamente todas las niñas se lo hayan planteado en algún momento (independientemente de la respuesta que hayan dado), mientras que a la mayoría de los niños ni siquiera se les haya ocurrido pensarlo.

Casi todas las niñas han jugado a ser madres y, quizá desde ese juego, el planteamiento de serlo realmente se produce como una continuidad entre el juego y la realidad. Sin embargo, cuando llega la adolescencia, la complejidad es mayor: algunas chicas empiezan a perfilar la elección de no ser madres, otras sí se plantean serlo algún día y otras muchas empiezan a ver la maternidad como un obstáculo a su desarrollo personal y profesional y deciden labrarse primero un futuro profesional y posponer la decisión sobre si tener o no descendencia. Todo ello se percibe en las estadísticas en las que se observa un retraso importante en la edad de concebir, así como un envejecimiento de la población.

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Vídeo: La salud de las mujeres.
Fuente: Mujeres de Hoy, Instituto de la Mujer y RTVE. 2006.

La decisión que cada mujer toma individualmente de tener o no descendencia se traduce también de forma colectiva. Los cambios demográficos a los que hemos hecho mención nos hablan de las dificultades que una mujer tiene actualmente para ser madre. Muchas mujeres parecen decir con sus decisiones que no van a ser madres hasta que la sociedad esté preparada para ello, es decir, hasta que haya hombres corresponsables con el cuidado, la crianza y la educación de las criaturas y también hasta que existan recursos suficientes y una nueva distribución de los tiempos de trabajo, en la que sea posible compatibilizar la maternidad o paternidad con el desempeño de una profesión sin dañar la propia vida.

Cada vez son más los padres que comparten de forma responsable la crianza y educación de sus hijos e hijas.

El grueso de nuestra sociedad tiende a dar la espalda a las necesidades concretas de las madres y criaturas. No es una sociedad cuidadora, sino hecha a medida de otros parámetros que no tienen en cuenta la maternidad ni la infancia. De este modo, gran parte de las madres se ven haciendo malabarismos para solucionar la crianza de sus hijos e hijas, echando mano de otras mujeres cercanas, pagando servicios que les permitan seguir ejerciendo su profesión o bien acogiéndose a excedencias no retribuidas para poder dedicarse durante un tiempo al cuidado de su hija o hijo. También es cierto que, cada vez con más frecuencia, la responsabilidad de la crianza y las dificultades que conlleva es compartida por muchos padres. Observa en el siguiente vídeo algunas de las diferentes estrategias que utilizan las madres de hoy para poder trabajar y atender a hijos e hijas.

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Vídeo: Corresponsabilidad y conciliación familiar y laboral.
Fuente: Mujeres de Hoy, Instituto de la Mujer y RTVE. 2006. 

Es necesario que las niñas y los niños, en vez de plegarse a los valores predominantes en la sociedad, aprendan a tomar en consideración sus propios deseos y necesidades vitales para, desde ahí, transformar esos valores. En este sentido, es importante:

  • Que las niñas encuentren el camino para poder elegir ser madres o no desde su libertad y que los niños incorporen actitudes relacionadas con la crianza y el cuidado en sus vidas.
  • También chicos y chicas deben entender que el hecho de la maternidad es un bien social que muchas mujeres están dispuestas a aportar; pero algo debe cambiar desde el mundo laboral para que se entienda la maternidad como un bien para toda la sociedad; como algo que se debe proteger y no como un "estorbo" que incluso lleva a muchas mujeres a tener que optar entre ser madres o tener una mayor proyección laboral.
  • Se trata también de que unos y otras comprendan que no es lo mismo ser madre que ser padre, aunque ambas figuras tengan la misma responsabilidad.


Desde la etapa infantil, niños y niñas aprenden que pueden disfrutar con las tareas relacionadas con el cuidado y la crianza.

Icono de iDevice

Caso de estudio

Teniendo en cuenta lo que acabas de leer en este epígrafe, analiza los siguientes ejemplos y haz una reflexión sobre la actitud de los chicos en cada uno de ellos:

Antonio y Juan tienen 6 años y están jugando a los padres. Tienen varios peluches a los que consideran recién nacidos, les sacan de paseo, les bañan, les calman cuando lloran y les cambian los pañales. Sin embargo, tienen un problema a la hora de darles de comer y es que ellos no tienen leche. Juan busca con la mirada a una niña y le pregunta: "por favor ¿puedes darle de mamar?; es que tiene mucha hambre".


En una clase de Secundaria, un grupo de chicas comentó que se sentían orgullosas de tener un cuerpo en el que poder albergar una vida. Algunos chicos empezaron a meterse con ellas y a reírse, diciendo que ellas no podrían albergar nada, sin que ellos participen.


Icono IDevice

Para saber más...

Datos  sobre la Evolución de la edad de maternidad en la UE. Instituto de la Mujer.

Datos sobre Número de hijas/os por mujer en la UE. Instituto de la  Mujer.