Crear mundo

Hombres y mujeres siempre han ido creando mundo. Independientemente de la consideración de que ellas han trabajado siempre dentro y fuera de casa, las mujeres con sus trabajos han contribuido desde siempre a mejorar el bienestar de las familias, cuidar de las personas enfermas o educar y enseñar a niños y niñas. Como dice Lidia Falcón "Ha sido también difundida la tesis de que las mujeres "empiezan" a trabajar masivamente en el momento de la Primera Guerra Mundial, aunque no suele hacerse hincapié en el hecho de cómo fueron despedidas, también masivamente, al terminar la contienda, pero lo que parecen ignorar aquellos que defienden tal idea es que la mayoría de las mujeres trabajaron durante milenios, tanto en la agricultura como en la artesanía, en el comercio y la sanidad. Su falta de reconocimiento "legal" las ha excluido para siempre del centro de los trabajadores" (Lidia Falcón. Mujer y poder político. Tomado de De otra manera. Cuadernos de educación de adultas, nº4. Instituto de la Mujer. Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales. Madrid, 2000. P.221).

Las chicas y chicos que actualmente están en el aula son las mujeres y los hombres del futuro y deben saber que es importante elegir una actividad profesional, no sólo para desarrollar sus capacidades o para ganar dinero, sino que, además, deben conocer cómo su trabajo puede ayudar a que este mundo mejore, se desarrolle, sea vivible para quienes lo habitamos.

En una clase de Primaria, una educadora preguntó a los niños y a las niñas por qué querían trabajar. Hubo muchas respuestas diferentes, pero la mayoría de niños coincidían en querer ganar mucho dinero y hacerse famosos, sobre todo a través de actividades deportivas; la mayoría de niñas querían hacer trabajos que les gustaban o que percibían que a través de ellos ayudaban a otras personas.

En este sentido, es importante que niños y niñas conozcan la labor que hombres y mujeres han desarrollado para ir haciendo este mundo, en vez de dar tanto protagonismo a aquellas actividades que han servido para destrozarlo. A poco que busquemos, encontramos el compromiso libre que las mujeres han ido adquiriendo a lo largo de la historia a favor de la paz y en beneficio de las personas con quienes conviven. No ha sido un trabajo remunerado, no ha sido un empleo, sino una actividad permanente y constante que sigue vigente en las mujeres actuales y que podemos constatar en la labor diaria de madres o abuelas del alumnado, en la participación de mujeres en la educación o en grupos que trabajan por la paz.

A lo largo de la historia muchas mujeres han contribuido con su labor diaria a construir un mundo a favor de la paz.

A lo largo de la historia muchas mujeres han contribuido con su labor diaria a construir un mundo a favor de la paz.

Icono IDevice

Actividad de Lectura

Lee el siguiente texto de Carmen Magallón:

"Mirando hacia atrás nos damos cuenta de que las mujeres poseemos una larga historia de acción y compromiso libre a favor de la paz. Tenemos un legado de prácticas cotidianas de mujeres desconocidas dedicadas a sostener la vida a su alrededor con miles de pequeños actos que nunca han sido reseñados, pero sin los cuales las distintas generaciones nunca habrían podido sobrevivir. También acciones y compromisos que brillan en la historia, personales y de grupo. Quienes estamos a favor de la paz por medios pacíficos encontramos inspiración en el pensamiento y la acción de muchas mujeres que nos precedieron, tanto de mujeres de carne y hueso como de figuras que aparecen en obras de ficción y que seguramente reflejaban actitudes y modos de hacer de mujeres de la época.

Así, por ejemplo, podemos remontarnos muy atrás e inspirarnos en la creatividad de las mujeres de Lisístrata, la obra de Aristófanes, al decidir colectivamente que no harían el amor con los hombres mientras éstos estuvieran enzarzados en la guerra. (...)
La variedad de comportamientos individuales y colectivos que tuvieron las mujeres y siguen teniendo en los conflictos bélicos y de todo tipo, no entran en contradicción ni impiden reconocer el protagonismo que desplegaron en la causa de la paz. Una cosa es mantener que las mujeres no son más pacíficas ni mejores que los hombres y otra negar que puedan ser sujeto colectivo de iniciativas específicas de construcción de paz. Vemos su complicidad con la guerra, pero también vemos que una y otra vez, en momentos difíciles hubo y hay mujeres que encarnan la confianza en la palabra y se convierten en embajadoras que cruzan las fronteras. No hay actitudes homogéneas en el conjunto de las mujeres, pero eso no les impide constituirse en sujeto colectivo de construcción de paz. (...)".

Carmen Magallón. Mujeres en pie de Paz. Siglo XXI. 2006. Pág. 41.


¿Qué te sugiere el texto? ¿Transmites a tu alumnado de alguna manera que mujeres y hombres contribuyen a construir este mundo?



Sería interesante para el alumnado aprender que:

  • Con cada empleo se contribuye al bienestar propio y también al bienestar de los y las demás.
  • Con los trabajos no remunerados, por ejemplo, dejar ordenadas las cosas para que quien quiera utilizarlas sepa dónde buscar, preparar la cena para toda la familia, etc. se contribuye a un mundo más vivible. Las mujeres han realizado y realizan la mayor parte del trabajo no remunerado que se hace en el mundo. Asimismo, cada día son más los hombres que han tomado conciencia de esto y han optado por corresponsabilizarse de este trabajo. Es necesario favorecer que sean muchos más los hombres que elijan coparticipar.
  • La esencia misma del trabajo es algo que va mucho más allá de una transacción comercial: el trabajo es un bien social e implica admitir que nos beneficiamos del que hacen otras personas al tiempo que ellas también se benefician del nuestro; más allá del dinero que se recibe por su realización, que también es importante, el trabajo es una contribución al bienestar social y de una comunidad.
  • En muchos trabajos, hombres y mujeres aportamos un más relacional que no se puede pagar, pero que afecta en muchas ocasiones al propio desarrollo del trabajo e incluso a la calidad del mismo. Piensa por ejemplo en el trabajo de una enfermera o un enfermero, que además de poner un catéter a una persona enferma le hace una caricia o le regala unas palabras de ánimo; piensa en tu propio trabajo de profesor o profesora y en la cantidad de actividades que haces que realmente quedan "fuera de lo que te pagan", pero sin las cuales tu trabajo quedaría incompleto.
  • Los trabajos no remunerados, como aquellos que realizan diferentes organizaciones o asociaciones, son fundamentales en los cambios que se producen en el mundo; también es trabajo que contribuye a cambiar el mundo aquel que hacen una madre o un padre cuando asisten a una charla del instituto donde aprenden cómo convivir con adolescentes y también es trabajo el de aquella mujer o aquel hombre que se interesan porque en su empresa haya mejores condiciones laborales.
  • Se trata de saberse parte del mundo e implicarse en el diálogo con otras personas sobre los asuntos que les interesen. Se trata de despertar en el alumnado un interés por entender y mejorar lo que ocurre en sus ámbitos cotidianos. Indudablemente, el grado de implicación y responsabilidad varía según la edad y, si en Infantil se trata de entender que cuidando los juguetes contribuimos a que todos los niños y niñas puedan jugar, al llegar a Secundaria se tratará de entender la parte de responsabilidad que cada cual tiene, por ejemplo, en la limpieza y decoración del Instituto
  • Mujeres y hombres son co-protagonistas de la historia. Pero, para que el alumnado aprenda esto, es necesario mostrar explícitamente la labor de las mujeres.

Para que estos mensajes lleguen por igual a chicas y a chicos, a veces hay que incidir de forma diferente. Es posible que encontremos que a ellas les llegan con más facilidad los mensajes de participación social, porque muchas tienen una referencia de solidaridad muy clara en sus propias madres, a las que ven que consiguen sacar adelante numerosos asuntos de la vida cotidiana gracias a su propio trabajo y al respaldo de abuelas, vecinas, amigas, etc. Sería importante que los chicos también entiendan que muchos de los grandes cambios que mejoran nuestra vida se hacen también desde lo cotidiano, ayudarles a pensar su propia realidad, las tareas que les tocan a diario y practicar desde ahí la solidaridad que ayuda a sostener la vida.

En el ámbito educativo es imprescindible la relación, la comunicación y la afectividad con nuestro alumnado.

En el ámbito educativo es imprescindible la relación, la comunicación y la afectividad con nuestro alumnado.
Fuente: Banco de imágenes y sonidos del INTEF.

Icono IDevice

Para saber más...

VVAA. Nosotras creamos mundo. Colección Por preguntar que no quede. Cuaderno de educación en valores nº 2.

Periodismo Humano. El campamento de Greenham Common