Un poco de historia

Piensa en actividades físicas y deportivas que hombres y mujeres han ido realizando a lo largo de la historia. Es posible que encuentres pocas referencias femeninas o que las que encuentres estén asociadas a deportes muy concretos; pero eso no quiere decir que no existan. Es muy posible que, igual que ha ocurrido en otros campos, como el trabajo, la medicina o la educación, ha habido un empeño en "ocultar" o más bien en "no mencionar" la actividad física que han desarrollado las mujeres. Sin embargo, hoy ya sabemos que realizaban estas actividades de manera bastante habitual.

Por ello haremos un breve recorrido que quizá te inquiete y te anime a seguir buscando. En este epígrafe te presentamos a mujeres que dieron nuevos significados a sus cuerpos mediante la actividad y el ejercicio físico. Que no quedaron encuadradas dentro de las asfixiantes medidas que el patriarcado dejaba, en este sentido, para ellas y supieron identificar sus propios deseos y además tener la valentía de llevarlos a cabo.

Si nos remontamos a la Grecia Clásica, podemos encontrar algunos textos donde aparecen escenas de mujeres practicando diferentes juegos; como aquel fragmento de La Odisea, donde la pricesa Nausícaa juega a la pelota con sus doncellas, antes de encontrarse con Ulises. Homero nos describe así lo que parece una práctica habitual entre los hombres y mujeres de su tiempo (Fernando García Romero. El deporte femenino en la antigua Grecia.UCM. www.ucm.es/centros/cont/descargas/documento12001.pdf). También encontramos ejemplos cotidianos en Esparta, donde la educación física de mujeres y hombres era fundamental y tanto ellas como ellos aprendían a correr, saltar, jugar a la pelota, lanzar la jabalina, cantar y bailar.

En esta época destaca también la celebración de unos juegos olímpicos exclusivos para mujeres: los Juegos Hereos; éste era un concurso deportivo celebrado en Olimpia en el honor de la diosa Hera, diosa de la fertilidad. Consistía en una única modalidad de carrera donde la ganadora obtenía una corona de olivo y parte de la res ofrecida en sacrificio a la diosa Hera.

También hay indicios que nos indican que en la cultura romana, heredera de la griega, las mujeres seguían practicando de modo habitual los juegos de pelota y las carreras. Es especialmente significativo el mosaico encontado en la Villa Romana del Casale (Sicilia) donde aparece un grupo de muchachas saltando longitud, corriendo y lanzando disco.

Villa romana del Casale. Sicilia.

Villa romana del Casale. Sicilia.

Más adelante, podemos encontrar que en la educación de las mujeres feudales se incluían disciplinas como montar a caballo o practicar la cetrería, además de jugar a tablas y aprender los bailes de salón propios de la época.

También nos ha ido llegando información acerca de los viajes que las mujeres han ido realizando a lo largo del tiempo. El primer testimonio escrito del que se tiene constancia en nuestro entorno es el diario de la monja Egeria que viajó desde España a los Santos Lugares y data del siglo IV. En su Itineratum narra las vicisitudes de sus viajes, los lugares por los que va pasando, las personas que encuentra o los rituales religiosos. Igual que Egeria, parece probable que hubiera otras muchas mujeres que, aprovechando los circuitos del peregrinaje, decidieran poner en práctica sus deseos y salir de sus casas para enfrentarse a una situación que requería una fuerte resistencia física y psicológica.

Desde finales del siglo XVIII y hasta primeros del XX, la fiebre de explorar las tierras de Asia y África se extiende por algunos países europeos, sobre todo Inglaterra; es la época de los grandes exploradores... y también de las grandes exploradoras que, solas o acompañadas, decidieron dar nuevos sentidos a sus vidas, viajando hacia mundos totalmente desconocidos. Así nos encontramos con mujeres como Mary Kingsley que en 1893 embarca hacia el corazón de África con una misión científica; ella misma cuenta que en su aventura no tenía otro remedio que caminar por la selva, cruzar pantanos nadando, aprender a manejar una piragua, pescar para alimentarse o ascender hacia las montañas más altas de África. Junto a ella, otras muchas mujeres como May Sheldon o Alexinne Tinne, protagonizaron en la misma época aventuras similares. (Cristina Morató, Viajeras intrépìdas y aventureras. Plaza y Janés, Barcelona, 2001).

Mary Kingsley.
Fuente: www.spartacus.schoolnet.co.uk

O igualmente nos ha llegado el ejemplo de otras como Isadora Duncan (recuerda que ya hablamos de ella en el primer módulo) que, a través de disciplinas como la danza, supieron dar a su movimiento un sentido libre y original.

Cuando, a mediados del siglo XVIII, surge en Inglaterra el llamado deporte moderno, muchos consideraron que ésta no era una práctica aconsejable para las mujeres, dadas las normas morales, sociales y estéticas imperantes. Sin embargo, muchas mujeres, sobre todo a través de clubes privados, practicaban diferentes modalidades deportivas. Se empieza a considerar que la actividad física debe entrar en los planes de educación, por lo que las mujeres de familias adineradas, que podían acceder a los estudios, practicaban actividades como danza, tenis, patinaje o montar a caballo. Esto permite explicar que determinadas figuras femeninas sobresalieran en disciplinas deportivas; seguramente ellas eran la élite, la punta del iceberg de una práctica deportiva mucho mayor y más frecuente de lo que nos han querido contar.

Destacan figuras como Alice Milliat, una mujer francesa que practicaba habitualmente remo y que no se contentó con las propuestas del recién creado Comité Olímpico Internacional, que con una visión claramente misógina excluía a las mujeres de la participación en los juegos. Su tesón, junto al de otras mujeres con las que fundó diversas federaciones deportivas, tuvo como fruto la inclusión femenina en las pruebas de tenis y golf; más adelante, a partir de 1928, participaron en algunas pruebas de natación, gimnasia y atletismo.

Alice Milliat

Alice Milliat.
Fuente: www.fmujeresprogresistas.org

En España hay que destacar figuras como Ana María Martinez Sagi, nacida en Barcelona en 1907 y que desde muy joven destaca en diferentes deportes: baloncesto, tenis, natación, esquí y atletismo. En éste último gana la medalla de lanzamiento de jabalina en el Campeonato Nacional de 1931. En contra de la estética imperante en la época, "se convierte en una joven de piel bronceada" que pregona la emancipación de la mujer a través de la práctica de la cultura física. Así mismo es una de las creadoras del Club Femení i d ´Esports, primera asociación deportiva y cultural para mujeres trabajadoras de España. Dicho club será muy criticado desde diversos ámbitos periodísticos. Sus detractores la acusan de fomentar el exhibicionismo y el escándalo público..." (En Revista 8 de marzo, nº36 (2000), p.32). Destacó también como poeta y colaboradora en varios periódicos y revistas.

Ana María Martínez Sagi

Ana María Martínez Sagi .
Fuente: Revista 8 de marzo, nº36.

Lilí Alvarez, resulta también una figura imprescindible en el deporte español. Desde pequeña practicó diversos deportes destacando en tenis (en 1930 jugó la semifinal de Roland Garros, tres veces finalista en Wimbledom y llegó a ser la segunda en el ranking mundial de este deporte) y esquí. Aunque también practicó automovilismo, alpinismo y golf. Destacó también en el ámbito literario, (publicó varios libros en los que cuenta su experiencia como mujer y deportista) y siendo corresponsal en Madrid para el Daily Mail.

Lilí Álvarez

Lilí Álvarez.
Fuente: Diario El Mundo.

En España, la celebración de las Olimpiadas de Barcelona en 1992, supuso para las mujeres un avance que ha resultado definitivo en su incorporación al deporte moderno. De alguna manera demostraron que, cuando se les daba la oportunidad y los recursos para hacer deporte, podían hacerlo y hacerlo tan bien como para conseguir excelentes resultados; desde entonces las mujeres no han parado de estar en las élites y, a nivel popular, practicar cada vez con más frecuencia todo tipo de modalidades deportivas y actividades físicas, lo que supone aumentar el abanico de posibilidades de disfrutar, mejorar, aprender y relacionarse a través de sus cuerpos.

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Vídeo: Mujeres de hoy. Deportes.
Fuente: Mujeres de Hoy, Instituto de la Mujer y RTVE, 2004.

Como ves, a lo largo de todas las épocas de la historia, mujeres y hombres han desarrollado actividades físicas que les han permitido armonizar sus cuerpos, encontrar medios de expresión a través de él, divertirse mediante el movimiento etc. Hoy por hoy resulta absurda y totalmente anticuada la idea de que el cuerpo de las mujeres está hecho exclusivamente para unos movimientos y el cuerpo de los hombres para otro; cada vez más gente sabe que tanto hombres como mujeres pueden llevar a cabo capacidades físicas de todo tipo, desarrollando cada cual la actividad que elija de un modo propio, en conexión con las habilidades y destrezas que su cuerpo presenta.

Icono IDevice

Para saber más...

 

Texto tomado del libro de Marta Iturralde. Mujeres y montañas. Desnivel, Madrid, 2002.

Biografia de Alice Millat. www.fmujeresprogresistas.org/fichavisibilidad/Milliat.htm