Referentes

Icono de iDevice

Reflexión

Quizá recuerdes cómo fuiste educada o educado con respecto al movimiento de tu cuerpo. ¿Piensas que el hecho de ser mujer o el hecho de ser hombre ha influido en este aprendizaje? ¿Recuerdas qué podías o qué no podías hacer?

Durante la infancia y la adolescencia es fundamental la presencia de referentes que permitan a un niño o a una niña saber que aquello que les gusta, aquello que quieren hacer o en lo que quieren participar tiene protagonistas de su propio sexo. Esto permite que se imaginen con mayor facilidad realizando actividades, y atreverse a hacer lo que otros u otras ya hicieron, o que la referencia les sirva como trampolín para probar su propia singularidad.

Las referencias son importantes en cualquier materia del ámbito escolar; por supuesto, también en la educación física.

Imagina la habitación de un chico y una chica adolescentes y observa los póster y fotografías que invaden sus paredes. Muchas de estas imágenes son también referentes de su forma de entender el movimiento y la expresión de sus cuerpos. Es fácil que encontremos fotos de deportistas, gente que baila, cantantes, modelos... todos son referentes que invitan a que chicos y chicas interpreten el movimiento de hombres y mujeres de una manera determinada que a veces puede llegar a ser muy estereotipada. Por ejemplo:

  • La habitación de Marcos esta plagada de fotografías de los componentes de un equipo de baloncesto muy famoso, que es su favorito. Hace poco también puso al lado de su cama una foto de una cantante muy famosa en una actuación en la que bailaba de manera muy sensual.
  • La habitación de su hermana María tiene un gran póster que refleja la cara de su cantante favorito. A su alrededor tiene más fotos de chicas muy parecidas en sus cuerpos, sus movimientos, su forma de vestir, que recogen actuaciones en las que cantan y bailan.

La habitación de Marcos nos habla de un chico que busca identificarse con un tipo de deporte muy actual y competitivo; es muy probable que intente imitar los movimientos del líder del equipo, su manera de expresarse y, en lo posible, la estructura de su cuerpo; al mismo tiempo, la foto de la chica que ha puesto últimamente en su habitación, nos indica que probablemente Marcos está empezando a asociar el cuerpo de las mujeres a un movimiento determinado que muchos adultos de su entorno relacionarán más con la seducción que con la libertad en la expresión.

La habitación de María nos habla de un chica que posiblemente todavía no se ha parado a pensar y experimentar qué posibilidades tiene su cuerpo y que quizás haya optado por la estereotipia en sus movimientos imitando a otras mujeres que, moviéndose de una determinada manera, parecen tener un gran éxito social.

Intentar que niños y niñas, chicos y chicas tengan referentes que reflejen un movimiento libre y una búsqueda constante de sí a través del movimiento es también una tarea del profesorado y de todas las asignaturas, no sólo de educación física. A veces no es tan fácil proporcionar estos referentes al alumnado. Aunque estamos en una sociedad donde podemos encontrar hombres y mujeres realizando cualquier tipo de actividad, resulta paradójico descubrir grandes sesgos en la información que nos llega o que se nos transmite en la cotidianeidad. Así, por ejemplo, a las niñas no siempre les llegan referentes de mujeres que han tenido o tienen aficiones similares a las que ellas manifiestan. Y no porque no existan, sino porque apenas se nombran (recuerda lo que comentamos en el módulo 2 con respecto a la existencia simbólica: sólo existe aquello que es nombrado). Igualmente a un niño le puede resultar difícil encontrar referentes masculinos si quiere dar a su cuerpo un movimiento alejado del mundo competitivo o realizando determinadas actividades deportivas (de hecho existen todavía grandes vacíos simbólicos que impiden a un niño imaginarse, por ejemplo, realizando ejercicios de natación sincronizada o de gimnasia artística).

Icono de iDevice

Caso de estudio

Fíjate en el siguiente ejemplo:

Una niña muy aficionada al ciclismo llevaba en su carpeta la imagen de varios ciclistas famosos (Alberto Contador, Andy Scheleck, etc.). Su profesora de educación física le preguntó por estos deportistas y la niña conocía muchísimos datos de sus vidas, sus premios, sus entrenamientos, etc. La profesora siguió conversando con ella y comprobó que no conocía a ninguna mujer dedicada profesionalmente al ciclismo. Le habló entonces de Marianne Vos, Joane Somarriba, Dori Ruano... Cuando le contó la historia de premios y esfuerzo de estas mujeres, la chica no podía creerlo. Al cabo de unos días, la niña había hecho espacio en su carpeta para colocar imágenes de ciclistas de ambos sexos.

Comprueba los refrentes femeninos y masculinos de tu alumnado en diferentes tipos de actividades físicas.


Por todo ello, a la hora de elegir referentes para tu alumnado, puedes tener en cuenta algunas claves:

  • Mostrar al alumnado hombres y mujeres que de forma cotidiana abordan el deseo de trabajar el movimiento de sus cuerpos, insistiendo en que la gran mayoría de las personas que hacen baile, teatro, deporte, yoga, tai-chi o cualquier otro tipo de actividad física tienen como objetivo divertirse, relacionarse con otras personas, potenciar las capacidades de su cuerpo, disfrutar del entorno natural y mejorar su salud.
  • Mostrar referentes donde tanto niñas como niños practiquen movimientos que permitan el desarrollo de todo tipo de capacidades físicas: coordinación, expresividad, flexibilidad, velocidad, ritmo, fuerza, etc.
  • Descubrir modelos de hombres y mujeres que han sabido dar un sentido libre al movimiento de sus cuerpos; la educación en el movimiento pasa por mostrar que cada persona tiene habilidades corporales que debe descubrir y poner en práctica, eligiendo aquellas que le ayuden a sentirse bien y a gusto consigo misma.
  • Buscar y hablar de mujeres y hombres que encuentran en el movimiento (ya sea deportivo, artístico, lúdico) el sentido de la superación, de intentar ser mejores.

Divertirse, relacionarse o disfrutar de la naturaleza son algunos de los objetivos de las personas que practican una actividad física.

Divertirse, relacionarse o disfrutar de la naturaleza son algunos de los objetivos de las personas que practican una actividad física.