Los materiales

A veces, niñas y niños utilizan materiales que les llevan a hacer actividades diferentes y que estimulan de forma distinta el movimiento y la habilidad física. Asimismo, ante iguales materiales, en muchas ocasiones, niños y niñas realizan un uso diferente de los mismos.

Conchi Jaramillo, en un texto al que ya hemos aludido en varias ocasiones ("Tomar en serio a las niñas". Cuadernos de Educación no sexista, N º17. Instituto de la Mujer. Madrid, 2005.), nos cuenta una investigación llevada a cabo en una clase de Primaria: los niños y las niñas fueron separados en diferentes aulas. En el aula de los niños disponían de muchos juegos tipificados como "de niñas", es decir, cocinas, tablas de plancha, muñecas, etc. Los niños utilizaron estos juguetes como armas u objetos con los que agredirse. Las niñas estuvieron en una clase donde había muchos juguetes "de chicos" como balones, monstruos, guerreros, pistolas, etc. Las niñas no supieron muy bien qué hacer con estos juegos y terminaron organizando un juego cooperativo con la pelota.

En la vida cotidiana, a veces ocurre algo parecido, de manera que es posible que en algún momento niños o niñas te hayan comentado que no van a utilizar algún juguete, porque lo consideran propio del otro sexo. Por ejemplo:

  • En una clase de cuarto de Primaria, varios niños no quisieron jugar con un balón, porque era de color rosa. Más adelante, al ver que otros compañeros sí jugaban, sin dar importancia al color, se animaron a tocarlo.
  • Unas niñas jugaron a la comba. Un grupo de niños les propuso otro juego, pero ellas prefirieron seguir con sus cuerdas y les invitaron a participar con ellas. Los niños se enfadaron y empezaron a molestarlas cruzándose en el juego o saltando sin esperar turno.
  • Un chico se enfadó muchísimo porque, en su cumpleaños, le regalaron unas cariocas; él consideraba que jugar con eso era de chicas.

Los ejemplos anteriores indican que a veces se hace complicado que niñas y niños utilicen determinados materiales, porque los contextos sociales en los que se mueven, la publicidad, la información que les llega de las familias o la propia dinámica del colegio, les lleva a interpretar que los materiales son para chicos o para chicas, de manera que les cuesta dar un significado libre a la utilización de los objetos. Ante ello caben algunas sugerencias:

  • Desde la clase, procurar que niñas y niños utilicen muchos tipos de materiales, que descubran diferentes maneras de utilizarlos, que aprendan a respetar los usos que a cada persona se le ocurren y, en la medida de lo posible, aprendan de ello. Siempre, claro está, que no implique ningún tipo de violencia. Aunque, sin duda, luego tendrán preferencias y tenderán a usarlos de la forma que más les satisface o más les divierte.
  • Que niños y niñas se ocupen de la organización de los materiales y se responsabilicen de su uso, prestando una especial atención a este hecho para tener la seguridad de que todas y todos lo hacen. Una buena autoobservación en este sentido es importante porque, si no, de forma automática e inconsciente se tiende a dejar estas tareas a las mismas personas, que con mucha frecuencia son niñas (si te fijas, suele ser más habitual que ellas se ofrezcan o que recojan de forma espontánea).
Icono IDevice

Galería de imágenes

Muestra Imagen Aros
Aros
Muestra Imagen Bolos
Bolos
Muestra Imagen Canicas
Canicas
Muestra Imagen Pelotas
Pelotas
Icono de iDevice

Investiga

En la clase de Educación Física, el profesor intenta que el balón no sea utilizado sistemáticamente para dar patadas. Quiere que, ante un balón, su alumnado descubra diversas ideas, se plantee formas diferentes de utilizarlo y que, a través de él, entienda su cuerpo como un todo.

Este profesor quiere realizar la actividad con la clase que tú tutorizas y te pide ideas para montar ese circuito: ¿qué se te ocurre?


Icono de iDevice

Actividad de Espacios en Blanco

Lee el siguiente texto y relllena los espacios en blanco.

Averigua cuáles son los materiales que con menor frecuencia utilizan chicos y chicas. Quizá puedas idear alguna actividad o juego que ayude a ver esos objetos de una forma más cercana o hacer que se sientan con más seguridad en su utilización. Por ejemplo, es todavía habitual que los niños no quieran saltar . Sin embargo, cuando acuden a un gimnasio y ven que otros hombres lo hacen o cuando tienen la oportunidad de ver a deportistas de élite que lo introducen como parte de su entrenamiento diario, entonces cambia . Algo parecido ocurre con aquellas niñas que parecen tener miedo a con fuerza una pelota con la mano o con el pie; pero, sin embargo, se animan cuando ven a otras mujeres que lo hacen.

En este sentido es importante cómo el profesorado y las familias utilizan Piensa un momento en el centro en el que trabajas y observa en el patio del colegio: ¿El profesorado juega alguna vez? En caso de hacerlo ¿a qué juega?

Quizá, cuando se organizan "liguillas"en el patio, puede ser importante que no sean siempre "de lo mismo", sino que sea la oportunidad de jugar a muchos