Módulo 5: Cuerpos en movimiento

Vivimos en cuerpos sexuados que se mueven y se expresan en función de su ser hombre o su ser mujer. Esto significa que chicas y chicos pueden llevar a cabo las mismas actividades, si bien la ejecución de las mismas será en muchos casos diferente. El marco escolar puede ayudar a que unos y otras comprueben que sus cuerpos pueden entrenarse y capacitarse para desarrollar muchas formas diferentes de moverse y disfrutar. El proceso educativo requiere que chicas y chicos aprendan a sentirse a gusto en su propio cuerpo, potenciando la confianza en sus habilidades y conociendo la capacidad expresiva y de relación que pueden desarrollar a través del movimiento.

En el proceso de aprendizaje del movimiento, al igual que en otros aprendizajes, la confianza en las personas que apoyan y ayudan es fundamental para aprender a valorar y potenciar las capacidades de las que cada cual dispone. Si piensas en tu propia experiencia, es posible que recuerdes cómo han existido familiares, profesorado o amistades que te ayudaron a sentirte bien con la realización de una determinada actividad y cómo a través de personas que te dieron confianza te animaste a la realización de juegos, deportes, bailes, etc.

En este módulo nos plantearemos cómo hacer para que la escuela sea un espacio donde niñas y niños encuentren esa confianza y ese apoyo que les permita conocer y potenciar aquellos movimientos y actividades físicas que les ayuden a encontrar su forma singular de ser hombre o de ser mujer.

mujer con niño

La confianza es fundamental en el proceso de aprendizaje del movimiento