Módulo 3: Violencia hacia las mujeres

Con este módulo te proponemos reflexionar sobre la prevención de la violencia que sufren muchas mujeres en el mundo sólo por el hecho de pertenecer al sexo femenino. Quizás hayas vivido esta violencia en la propia piel, hayas acompañado a alguna víctima o hayas oído hablar de este tipo de situaciones a través de los medios de comunicación. Sea como fuere, es probable que te hayas preguntado alguna vez, tal como lo hemos hecho otras muchas personas, por qué se da esta violencia y qué se puede hacer para evitarla.

Estamos hablando de una violencia que hasta hace bien poco ha estado invisibilizada o simplemente era considerada normal. De hecho, en algunos contextos, esto sigue siendo así. Es llamativo, por ejemplo, que en los últimos años ésta es una cuestión que aparece cada vez con más frecuencia en las noticias y en los discursos políticos. Te habrás fijado también que es cada vez menor el número de personas que se atreven a justificarla y cada vez mayor el número de quienes se refieren a ella como una lacra a erradicar.

¿Qué ha hecho posible este cambio simbólico? Ha sido un trabajo de mucho tiempo, podríamos decir de siglos. Diversas mujeres, a partir de sus experiencias, deseos y necesidades, en relación unas con otras, han sabido encontrar las palabras para nombrar la violencia vivida por el simple hecho de ser mujeres y han hallado el modo de que esas palabras circulen en el mundo. Algunos hombres han acompañado y apoyado a estas mujeres y, asimismo, han cuestionado el modelo de masculinidad dominante.
Gracias a todo ello, hoy tenemos a nuestra disposición numerosas investigaciones, ensayos, materiales didácticos y políticas públicas que dan cuenta de esta realidad.

Grupo de trabajo en el Foro de las ONGs en la IV Conferencia Mundial de las Mujeres de Beijing, 1995.

Grupo de trabajo en el Foro de las ONGs en la IV Conferencia Mundial de las Mujeres de Beijing, 1995. Fuente: Con las mujeres avanza el mundo, pag. 18. Instituto de la Mujer, Madrid, 1996.

Hoy, por lo tanto, frente a la nebulosa de otros tiempos, es más fácil tomar conciencia sobre el daño que se produce cuando cobra fuerza el empeño de convertir la diferencia sexual en desigualdad entre los sexos.

Para profundizar en qué es la violencia contra las mujeres, puedes acceder a esta exposición de Amnistía Internacional sobre dicha cuestión.

Por todo ello, te animamos a hacer aquello que está en tus manos hacer para prevenir, evitar o reducir la violencia contra las mujeres en tu práctica docente. Profundizar en ello es poner medida a tu intervención, o sea, es actuar sin pretender hacerte cargo de toda la violencia contra las mujeres que se da en el mundo (lo que sería pretender un imposible), pero sí incidiendo en su prevención y erradicación con aquellas prácticas y en aquellos aspectos que sí están a tu alcance.

Para terminar esta introducción, nos gustaría dejar un espacio para pensar sobre la paz que hay y que siempre ha habido. No nos referimos a la paz de los cementerios, sino a la que sostiene y enriquece la vida y el mundo, que no reniega de las dificultades y de los conflictos, que hace posible transformar lo que no va bien, sin dañar y disfrutar de lo que sí va bien. Reconocerla nos permite practicarla y ensanchar el espacio que ésta ocupa en nuestras vidas, lo que significa también reducir la presencia de la violencia.