Sabias y Maestras

Como hemos reiterado, en el pasado, no sólo ha habido mujeres instruidas, sino también grandes maestras que han dejado su impronta en la cultura y en la forma de enseñar.

Ya en la cultura griega, Sócrates, según se recoge en El Banquete de Platón, reconoce haber aprendido de una mujer, Diótima, sacerdotisa y filósofa, acerca de la naturaleza y el origen del amor. Este filósofo, además, tomó a su madre, que era partera, como referente a la hora de plantear su método educativo denominado la "Mayéutica", refiriéndose a él como el arte de parir y de ayudar a parir ideas.

Muchos años después, María Zambrano (1904–1991), pensadora, filósofa, poeta y maestra, dijo que lo sustancial del ser humano es estar continuamente renaciendo y, desde esta concepción de la vida, dijo también que “no tener maestros es no tener a quién preguntar y, más hondamente todavía, no tener ante quién preguntarse.”

Unos años antes, María Montessori, nacida en 1870, en Italia, se convirtió en la primera médica de su país y mediante la práctica clínica observó atentamente cómo aprenden los niños y las niñas. Esto le sirvió para crear un método educativo propio que promueve que cada criatura aprenda a partir de su curiosidad y capacidad para descubrir lo que le rodea. Hoy es un referente para muchas escuelas infantiles de todo el mundo.

Fotografía de Maria Montessori con niños

María Montessori
Fuente: www.montessori-childrens-school.net

En este discurrir de grandes maestras, han sido muchas las que, con destreza y firmeza, han abierto el camino, no sólo para que nos sintamos autorizadas y autorizados para educar desde la relación y la libertad, sino también para que hoy en día la educación de las niñas y la práctica de la coeducación sea una realidad en creciente consolidación. Son muchos los ejemplos, aunque mencionaremos sólo a algunas.

Fotografía de Gabriela Mistral

Gabriela Mistral
Fuente: www.elpais.com

Lucila Godoy Alcayaga, más conocida por el seudónimo de Gabriela Mistral, nació en Vicuña (Chile), en 1889. Fue educada por su hermanastra y a los 16 años decidió seguir la carrera de maestra, para lo que solicitó su ingreso en la Escuela Normal de La Serena; pero fue rechazada porque sus ideas, que habían aparecido reflejadas en algunos artículos periodísticos, eran consideradas ateas y contraproducentes para la actividad de una maestra. Gabriela reclamó entonces sus derechos y publicó en La voz de Elqui su artículo La instrucción de la mujer, en el que exigía que todas las mujeres tuvieran derecho a la educación. Tras la publicación de dicho artículo, logra su nombramiento.

Más tarde, el filósofo José Vasconcelos la invita a México a colaborar con la reforma educativa de su país y desde ese momento inicia una vida en la que viaja con mucha frecuencia a Estados Unidos y a diversos países de Europa.

En el primer tercio del siglo XX, en España, mujeres como María de Maeztu, María Goyri y Jimena Menendez-Pidal, vinculadas a la "Institución Libre de Enseñanza", defendieron firmemente una educación que hiciera de las niñas mujeres cultas y libres. La ‘Residencia de señoritas’ creada en 1915 por María de Maeztu fue un centro de referencia para universitarias y maestras. Allí se incorporaron nuevos métodos pedagógicos y se contó con la presencia de intelectuales de todo el mundo como las premio nobel Marie Curie y Gabriela Mistral. María de Maeztu fue además directora del Instituto – Escuela, que generó un debate intenso en su época porque en él la educación era mixta y no se impartía clases de religión.

Con estas pequeñas biografías esperamos haberte despertado la curiosidad por seguir indagando en las vidas y obras de mujeres que han hecho posible, entre otras cosas, que hoy estés realizando este curso sobre la coeducación.

Icono IDevice

Para saber más...

Si quieres profundizar en esta cuestión con tu alumnado, puedes usar esta Unidad Didáctica pensada para alumnado de Secundaria y Bachillerato: