TIC e Igualdad

TIC e Igualdad

Sábado, 08 de Octubre de 2011 12:32

Imprimir

Se analiza en esta mesa el estado actual de la brecha digital existente entre hombres y mujeres a nivel educativo. Actúa como coordinador Abelardo de la Rosa, Jefe de Servicio de Convivencia y Coeducación en la Dirección General de Participación e Innovación Educativa de la Junta de Andalucía, que plantea el desarrollo de la mesa como un diálogo publico dedicado a TIC e igualdad, ya que tratará de ser con la participación de los asistentes un dialogo que se construya entre todos que sea un espacio de reflexión y critica. Plantea un esquema de trabajo dinámico con una pequeña información contextual acerca del tema de igualdad y tecnología en igualdad, para pasar a analizar en más profundidad TIC e igualdad en el sistema educativo, qué se está haciendo y qué se puede hacer en las aulas.
Introduce el debate con dos cuestiones muy básicas: no es lo mismo la información pura que la sociedad de la información. No es lo mismo la sociedad de la información y la sociedad del conocimiento, y el paso entre ambas se hace con toda la población o será imposible. Cualquier innovación que se produzca reproduce los mismos errores de la sociedad en general. La tecnología no es neutral. Existen importantes brechas de desigualdad en la educación. La brecha digital se da a 3 niveles: acceso, intensidad de uso y los usos específicos de las tecnologías de la información y de la comunicación. Aquí se produce una brecha muy injusta, las mujeres son más usuarias y los hombres más como desarrolladores, generadores de conocimiento. Todo tiene que ver con el acceso a los estudios segregados, la orientación sexista en la formación y en el mundo de la economía real. Esta brecha también se reproduce en el mundo educativo. Como anécdota en este congreso donde hay una participación de casi 1000 personas, hay un 72% de hombres frente a un 28% de mujeres, en la representación de empresas tecnológicas casi 80% de hombres frente 20% de mujeres, y entre los ponentes 67% hombres frente a un 33% mujeres. Todo esto ocurre en la calle, en los medios de comunicación, empresas, economía real. Estas brechas no se arreglan con el tiempo, si no que se alejan y profundizan. No podemos confiar que la propia evolución social iguale estas diferencias. La igualdad en el mundo de las tecnologías hay que provocarla, no se produce sola. Hay que hacer intervenciones en las aulas, en las políticas educativas, en las programaciones, en el conocimiento, hacer una inflexión hacia un horizonte de justicia social y de género.  
A continuación interviene Pepa Bermudo, maestra en el colegio Tomás de Ibarra en Tomares Sevilla, especialista en TIC y género. Destaca la importancia que las mujeres estén en la sociedad del conocimiento, que no exista la brecha digital de género. Plantea un símil entre lo que supone para las mujeres acceder a los ordenadores, a la sociedad del conocimiento,  con lo que ocurre en Arabia Saudí con las mujeres que quieren conducir, y la lucha es la misma, quieren poder desarrollar todas sus oportunidades, ser autónomas. La presencia de la mujer implica un búsqueda para  alcanzar la igualdad y la equidad.
En segundo lugar interviene Javier García Blanca, Asesor de Formación del CEP de El Ejido (Almería), responsable de Igualdad. Reivindica el papel del otro 50% que está luchando por esta igualdad, de los hombres que trabajan por de romper la brecha digital. Analizando los datos que empiezan a salir del plan de acción de Igualdad de la Junta de Andalucía, la brecha digital ha disminuido en las capas más jóvenes, pero donde se hace más difícil de intervenir es en el aspecto técnico y de investigación en las nuevas tecnologías, siendo éste probablemente el campo en el que hay que incidir en el futuro.
En el ámbito que le compete como asesor, su percepción es que en los 6 años que lleva en la red de formación ha notado una diferencia abismal en la organización de la formación. Hoy no se da el escollo de cumplir la paridad en la organización de unas jornadas. La participación de las mujeres ha pasado a ser más mayoritaria.
Abelardo de la Rosa plantea como reflexión la pregunta de qué se observa en las aulas, que está ocurriendo en estos momentos. En Andalucía se encienden a diario casi 600 mil ordenadores, lo que nos lleva a pensar si el tema de la igualdad tecnológica se trata en los centros. Pepa Bermudo, expone que en su centro desde el año 2007 se está llevando a cabo un estudio sobre coeducación. Hace una introducción de cuestiones plantadas en el diagnóstico del 3er ciclo. Cuando se realizó el primer análisis las niñas casi no utilizaban el ordenador diariamente, y un buen grupo que nunca lo hacía, encontrándose con un porcentaje de un 60% en el caso de los niños, y un 40% en las niñas. El porcentaje de niños no que no los utilizaban nunca era de un 0%. Cuando este mismo grupo llegó a 6º, se produjo una evolución de la frecuencia de uso de las niñas, pero en menor medida que la producida en los niños. También apreciaron una gran diferencia de intereses, las niñas se interesaban más por los blogs, messenger, chat y tuenti, y los niños por messenger y juegos, tuenti y menor grado por los blogs. Cuando llega Escuela 2.0, la evolución en las niñas es mayor, llegando casi un 60% de ellas que lo utilizaban diariamente, dando el gran despegue. Los intereses siguen siendo distintos: se aprecia un interés común por el correo electrónico y las redes sociales. En cambio las niñas siguen prefiriendo los blog mientras los niños prefieren los juegos, las niñas los programas de almacenamiento de fotos, los niños youtube. Se observa como ellas son más productivas en la red. La escuela les ha puesto en el camino, con Escuela 2.0 se les ha ayudado ayuda a minimizar la brecha de acceso, de la frecuencia de uso, y puede ser el camino para que en un futuro puedan alcanzar las competencias tecnológicas más altas. Se trabaja también la coeducación a través de las TIC. Pero no se ha tenido en cuenta con la llegada de Escuela 2.0 que más del 60 del profesorado es mujer, y hay que conseguir su total incorporación, ya que desde el momento en que ellas dejan de ser tecnófobas se convierten en ejemplo. Ahora hay que conseguir que sean productoras de contenidos
Abelardo de la Rosa plantea si la perspectiva de género se tiene en cuenta en la formación, si se demanda. Javier García Blanca expone que cuando sale el plan de igualdad de hombres y mujeres en educación, con grupo mayoritario de hombres, se intenta romper la brecha de genero que existe en las tecnologías. Se ha intentado que el lenguaje de la plataforma de teleformación de la provincia de Almería no sea sexista. Lleva 6 años haciendo cursos de teleformación, se crea CEPIndalo como plataforma de formación del profesorado. , se intenta usar un lenguaje coeducativo, inclusivo
La mayoría de los cursos tienen temática TIC. Al principio había más profesores que profesoras, pero ahora se mantiene en cerca de un 60/40 en todos los aspectos, desde participación a tutorías. En los resultados observados, las demandas, las solicitudes, las maestras son las que más se forman . También hay que tener en cuenta que son ellas son mayoría en los niveles de infantil y primaria, y se están igualando en secundaria. Se ha realizado una comparativa en el número de personas que se matriculan y luego abandonan los cursos, y es paritario actualmente, pero antes abandonaban más las mujeres.
Abelardo de la Rosa da paso al establecimiento de un diálogo con la audiencia, reflexionando sobre lo que se observa en las aulas, hay experiencias en centros muy interesantes que atienden a la intención de minimizar las diferencias, de conseguir una educación más inclusiva. ¿Existe un currículo oculto de desigualdad en los centros?
Mª José rey, maestra infantil y actualmente asesora planta que el profesorado infantil es mayoritariamente mujer, pero no hay una dotación de ordenadores, de PDI adecuada, la conectividad es pésima, lo que implica que la formación de infantil sea deficitaria. Cree que para minimizar la brecha es necesario una adecuada dotación de tecnologías en las aulas.
Otra asistente reflexiona sobre el dato del 72% de hombres inscritos en el congreso, ya que siendo ella promotora en Huelva de la difusión de este congreso, cuando se ha hecho esta difusión para quién quisiera pudiera asistir, se han apuntado mayoritariamente hombres. Se pregunta por qué cuando las TIC es el tema, se da un mayor interés entre los hombres, qué es lo que limita a las mujeres, y si este porcentaje se corresponde con el  profesorado que hay en las aulas. Pepa Bermudo opina que parte del problema es la prevalencia todavía de la tecnofobia entre las maestras, siendo necesario pasar al tecnointerés.  Se pregunta por el porcentaje de coordinadores de escuela 2.0 hombres y mujeres. Si éste porcentaje es mayoritariamente de hombres y se ha priorizado que vengan al congreso los coordinadores, éste puede ser parte del problema. En otro nivel, a nivel de programadores, de hacker las mujeres no existen. Y si existen se las sigue viendo como casos raros. Además las maestras siguen teniendo el problema de la corresponsabilidad. La base de todo en la escuela en la coeducación y la convivencia, y sin esto no hay evolución de ningún programa que se quiera llevar a las aulas. Reivindica el papel de la tutoría en esta educación y destaca la importancia de tener un clima de aula y de centro adecuado.
Abelardo de la Rosa incide en el hecho de que en el rol desempeñado por las mujeres en la tecnologías la brecha sigue siendo tremenda, están tocadas de los mismos ecos de desigualdad que el resto de la sociedad.
Pepa Bermudo señala la importancia de crear redes de personas interesadas en coeducar , en la convivencia.


Abelardo de la Rosa anima a pensar una frase, palabra sobre lo que se puede hacer, cómo se ve el futuro, que estrategias, líneas de actuación. Entre las aportaciones de los asistentes, educar coeducando, que nos coeduquen. Se destaca igualmente la importancia de las profesoras como modelos para las alumnas, por lo que el esfuerzo realizado por las maestras para superar esta brecha digital tiene su reflejo en ellas. También se destaca la necesidad de dar visibilidad a las leyes ya existentes, es importante poner en marcha todas las medidas reguladoras que se han desarrollado. Javier García Blanca plantea que desde la administración se debe impulsar más acciones para que se cumpla lo que existe en la normativa, para evitar que se quede desamparado, se da una falta de nombramiento de personas responsables en este ámbito, se requiere un apoyo desde la administración. Abelardo de la Rosa señala en la importancia de la igualdad formal o normativa a la igualdad real. Otro de los aspectos fundamentales destacados es el lenguaje, ya que éste modifica el conocimiento y las actitudes, y hay que intentar incorporar un lenguaje no sexista de forma activa.


Se cierra la mesa con el agradecimiento del coordinador a todos los asistentes ya que han contribuido a que la mesa haya sido un espacio de diálogo real, un espacio que generará más diálogo, más espacios para compartir ideas que ayuden a superar la brecha digital.